Síntomas de cálculos en las amígdalas

El cepillado y el uso de hilo dental ayudan a remover las bacterias que inciden en la aparición de este problema

Prevención: Cepille bien la lengua y las encías todos los días.

REDACCIÓN. Los tonsilolitos o cálculos en las amígdalas son formaciones que aparecen debido a la calcificación de diversas sustancias en los pliegues de las amígdalas palatinas.

Específicamente se componen de partículas de alimentos, bacterias, mucosidad y glóbulos blancos muertos que quedan retenidos en esta zona.

Estas bolitas tienen distintos tamaños, casi siempre pequeñas, pero pueden alcanzar el de un garbanzo.

En ocasiones se pueden observar a simple vista como una masa de color blanca o amarillenta al abrir mucho la boca. A veces se ubican en el tejido profundo amigdalino, lo que dificulta su detección.

Existen manifestaciones clínicas que permiten detectar este problema, entre ellas se destacan las siguientes: mal aliento, dolor de oído, dolor de garganta, inflamación de las amígdalas, dificultad para deglutir los alimentos y sensación de obstrucción en la garganta.

En la mayoría de los casos, los tonsilolitos se expulsan solos con el tiempo. Además, desaparecen con la implementación de buenos hábitos de higienes. Si se vuelven dolorosos, el médico puede sugerir una amigdalectomía.