Intolerancia al gluten: síntomas y tratamientos

Celiaquía. Es el nombre de la intolerancia a la proteína del gluten

San Pedro Sula
Origen: La celiaquía puede ser hereditaria, familiares de primer grado se deben hacer pruebas aunque no tengan síntomas.

REDACCIÓN. La celiaquía es una enfermedad autoinmune provocada por la intolerancia a la proteína del gluten, la cual está presente en alimentos procesados como panes, pasteles, dulces, cereales, galletas dulces y saladas, incluso en la cerveza.

La ingesta de ciertos cereales que contienen gluten, tales como el trigo, el centeno, la espelta y la cebada provoca una inflamación del intestino delgado.

La nutricionistista-dietista, Iliana Castillo, explica que “si tiene enfermedad celíaca, comer gluten desencadena una respuesta inmunitaria en el intestino delgado. Con el tiempo, esta reacción daña el revestimiento del intestino delgado e impide que éste absorba algunos nutrientes”.

La celiaquía puede aparecer a cualquier edad, tanto en hombres como en mujeres, y el primer paso para confirmar o descartar su desarrollo es realizar un análisis de sangre.

Síntomas

El gastroenterólogo Marco Sánchez indica que los síntomas de la enfermedad celíaca se manifiestan con diarrea, fatiga, pérdida de peso, gases, dolor abdominal, náuseas, vómitos y estreñimiento.

Intolerancia al gluten: síntomas y tratamientos

En algunos casos también se presenta con síntomas no relacionados al sistema digestivo, tales como la anemia, usualmente por deficiencia de hierro. Pérdida de densidad ósea (osteoporosis) o reblandecimiento óseo (osteomalacia).

Erupciones cutáneas y ampollas, úlceras en la boca, dolor de cabeza y dolor en las articulaciones.

LEA: Los dolores más comunes y por qué se debe buscar un especialista

Tratamiento

Luego de diagnosticar la enfermedad, el paciente deberá someterse cuanto antes a una dieta sin gluten, ya que “no existe cura para la enfermedad, en la actualidad, el único tratamiento posible es mantener de por vida una alimentación libre de gluten”, advierte la experta.

Asimismo, añade que, “cuando se sigue una dieta estricta sin gluten, se recupera la estructura normal del intestino, controlando los síntomas. Por lo tanto, el bienestar, la calidad de vida y la salud de los pacientes celíacos dependen directamente de su alimentación”.

Muchas personas con celiaquía dejan de sentir molestias en poco tiempo de ingerir una alimentación sin gluten. No obstante, hay otros casos en los que transcurren varios meses hasta que la mucosa intestinal se regenera por completo.

Celiaquía en niños

En los niños, la celiaquía puede aparecer en los primeros años de vida, generalmente, después de concluir el período de lactancia y comenzar una alimentación que contiene gluten. Si no se detecta a tiempo, el infante puede presentar problemas en su crecimiento y desarrollo, es por eso que los niños con celiaquía suelen tener bajo peso y son débiles.

Intolerancia al gluten: síntomas y tratamientos

Entre las consecuencias de la malabsorción en niños, destacan:

- Daño al esmalte de los dientes permanentes

- Retraso de la pubertad

-Retraso en el desarrollo, lo que significa que un bebé o un niño pesa menos o su peso aumenta menos de lo esperado para su edad

- Cambios en el estado de ánimo o sensación de molestia o impaciencia

- Crecimiento lento y baja estatura

RELACIONADA: ¿El café aumenta el colesterol?

Complicaciones

El descuido de la celiaquía puede afectar en gran medida la salud de quien lo padece, llegando a causar desnutrición, debilitamiento de los huesos, infertilidad, intolerancia a la lactosa, problemas del sistema nervioso y hasta cáncer.

Es muy raro el caso en el que la lesión intestinal de la enfermedad celíaca no cesa ante una dieta estricta libre de gluten. A estos peculiares casos se les conoce como enfermedad celíaca refractaria y el paciente debe realizarse otras pruebas para determinar la causa de los síntomas.

Alimentos sin gluten

Para la prevención o tratamiento de esta enfermedad, los expertos sugieren incrementar la ingesta de los siguientes alimentos:

Leche y derivados, carnes y vísceras en buen estado, pescados y mariscos frescos, huevos, verduras, hortalizas y tubérculos, frutas.

De igual forma, recomiendan el arroz, maíz, legumbres, miel, café en grano o molido, frutos secos naturales, especias en rama y en grano.

Intolerancia al gluten: síntomas y tratamientos