22/05/2024
06:11 AM

Mitchell Watson, el texano que se enamoró de Honduras y ama ayudar a los demás

Este maestro de primaria se fue de su natal Texas para empezar una nueva vida en Honduras

San Pedro Sula, Honduras.

Con su característico cabello pelirrojo, innegable carisma y una sonrisa tímida, Mitchell Watson se ha ganado el corazón de los usuarios de TikTok. Con su cuenta @catragringo, donde ya suma más de 45 mil seguidores, comparte sobre su día a día, así como de las obras sociales que realiza en Honduras. En esta misma plataforma, Watson también dedica parte de su tiempo para dar clases de inglés a través de varios “lives”.

Este maestro de primaria originario de Houston, Texas, tiene cerca de un año viviendo en San Pedro Sula y asegura que su mayor anhelo es ayudar a las personas que más lo necesitan, y también compartir de sus conocimientos con los demás.

Pero, ¿cómo fue que este chico texano llegó a Honduras y decidió darle un giro a su vida para empezar un nuevo capítulo? Mitchell explica que todo empezó cuando trabajó una temporada en un restaurante de Texas, y ahí conoció a varios hondureños, quienes eran sus compañeros de trabajo y con los que compartía a diario.

LEA: Shannon Casey: la estadounidense que muestra lo positivo de Honduras

“Es una larga historia, en Estados Unidos yo era entrenador de basketball pero quería hacer algo diferente, además de enseñar sobre baloncesto y actividad física. Luego conseguí un trabajo como mesero en un restaurante, y en ese lugar convivía con varios latinos en la cocina. Cuando los conocí, noté que estas personas eran diferentes, me refiero en un aspecto positivo, ellos venían siempre al trabajo sonriendo y felices, y trabajaban duro al mismo tiempo. Eran únicos”, recuerda Mitchell.

”Cuando me enteré que la mayoría de mis compañeros eran de Honduras, estaba intrigado y empecé a averiguar sobre este país. Y así me enamoré de esta comunidad y decidí que este era el lugar donde quería estar, y fue así como hice mi primer viaje a Honduras, en octubre de 2022”, relata con una sonrisa.

Después de realizar varios viajes al país, visitar diferentes comunidades y conocer más sobre su gente, Mitchell finalmente se mudó a Honduras y empezó de cero. Cuenta que las primeras semanas fue un poco difícil para él el hecho adaptarse a una nueva cultura, pero que lo que más le costó fue aprender bien sobre la moneda nacional, y conocer los precios de todo.

Desde hace varios meses trabaja como maestro en una escuela bilingüe de esta ciudad, en donde imparte las clases de Gramática, Historia, Ciencias naturales, Spelling, Geografía, Biología, Literatura y Educación Física. Por las tardes, el joven estadounidense también da clases de inglés a los usuarios de TikTok que lo ven a través de sus “en vivos”.

En sus perfiles oficiales de Instagram y TikTok, aparecen los links de sus cuentas de Zelle y PayPal, para aquellos interesados en aportar un granito de arena.

Compartiendo con los más necesitados

Antes de mudarse definitivamente a Honduras, Mitchell realizó varios viajes al país para familiarizarse con su gente y conocer un poco más. Es entonces que descubrió zonas donde la gente está vulnerable y necesitan apoyo.

“Empecé en San Pedro Sula, y empecé a ver a muchas personas viviendo en las calles, a muchas madres solteras y niños en las calles. Así que por supuesto me dije que tenía que ayudarles con algunos suministros, pañales, comida, libros, todo lo que pudiese para hacer una diferencia”.

”Claro que quiero ayudar a San Pedro Sula porque es la ciudad donde resido, pero también he ido a La Lima, Lupo Viejo y Villanueva, y lo que me gustó de todo esto es que estas personas con escasos recursos tienen la mejor actitud. Claro que también tenemos a personas que no tienen donde vivir en Estados Unidos, pero su actitud usualmente es negativa. Y cuando yo vine aquí y empecé a ayudar, yo miré a las personas con una sonrisa en su cara, muy amables, y eso te da otra manera de ver la vida”, comenta el estadounidense.

Una hondureña le robó el corazón

Ya establecido en Honduras, Mitchell impartía clases de inglés un en un “live” cuando notó un comentario de Karen Martínez, una joven hondureña que solía ver sus videos, pero una tarde todo cambió. Pronto intercambiaron sus números de teléfono y el resto es historia.

“Yo estaba haciendo un en vivo en TikTok, y fue ahí donde la conocí. Cuando la conocí en persona, me dí cuenta de que ella es un buen ser humano, es maravillosa y desde el inicio ella me ha ayudado muchísimo”, cuenta el originario de Texas.

Por su parte, Karen también recuerda cómo fueron esas primeras interacciones con su ahora prometido. “A él le gusta mucho un artista de música urbana y yo a veces le tiraba “hate” en los comentarios y trataba de que cambiara la música”, recuerda entre risas. La joven admite que admira mucho al joven maestro por su “corazón humilde, por su placer de ayudar a otras personas y por su personalidad alegre y amorosa”.

Mitchell Watson y Karen Martínez en el estudio de Diario LA PRENSA.

Antes de concluir con la entrevista, Mitchell afirma que le gustaría que otras personas se sumaran a su iniciativa, y así seguir llevando ayuda a las personas necesitadas.

“Simplemente quiero ayudar a la gente, quiero hacer una diferencia grande tanto como sea posible. Algunas personas de Estados Unidos quizá no sepan de las necesidades que existen en Honduras, y si vieran eso con sus propios ojos, si pudieran viajar y verlo en persona, ellos también podrían ayudar. El sentimiento de poder ayudar a los demás es algo maravilloso”.