Honduras roza los 105,000 contagios de COVID-19 y los muertos suman 2,859

Sinager registró ayer domingo 480 nuevos contagios de coronavirus, que elevaron a 104, 915 los casos de la enfermedad.

Un grupo de personas participa en un entierro en el cementerio Jardín de Paz Los Ángeles, destinado para entierros de personas que fallecen por el coronavirus, al este de Tegucigalpa. Foto EFE
Un grupo de personas participa en un entierro en el cementerio Jardín de Paz Los Ángeles, destinado para entierros de personas que fallecen por el coronavirus, al este de Tegucigalpa. Foto EFE

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras rozó ayer domingo los 105,000 contagios de COVID-19, mientras que la cifra de muertos se elevó a 2,859 con dos nuevos casos, informó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

De 1,556 nuevas pruebas PCR de laboratorio, 480 dieron positivo, con las que el número de contagios aumentó a 104,915 en ocho meses de pandemia, indicó el organismo sanitario estatal en un comunicado.

Señaló además que los pacientes hospitalizados a nivel nacional suman 559, de los que 413 presentan un cuadro clínico estable, 132 están en condición estable y 14 permanecen en unidades de cuidados intensivos.

Puede leer: Rescatan a "Juancho", el hipopótamo que escapó por inundaciones en Omoa

Según el Sinager, en las últimas pruebas fueron confirmados 267 nuevos casos de pacientes que se han recuperado, con los que ya son 46,475 los que se han salvado de morir por COVID-19, cuya pandemia se comenzó a expandir en marzo en el país centroamericano.

La curva de la pandemia sigue en alza, y según fuentes médicas, las cifras de muertos y contagios se estarían disparando por la nueva tragedia que vive el país, causada por las tormentas tropicales Eta y Iota, que causaron graves daños, con mayor incidencia en la zona norte, que sigue siendo el principal epicentro de la enfermedad.

Incremento de casos

El extenso Valle de Sula, donde se localizan ciudades grandes, entre ellas San Pedro Sula, la segunda más importante del país, quedó totalmente inundado por las dos tormentas.

Cuatro días después de que Iota saliera del país, por la zona sur, en el norte todavía hay partes bajas que siguen inundadas y miles de damnificados permanecen en albergues, donde según médicos, podrían darse muchos casos de contagios de COVID-19, aunque las autoridades sanitarias aseguran que se están tomando todas las medidas de control.

Además: Conductores arriesgan su vida al cruzar a El Progreso

Médicos al frente de la pandemia en hospitales públicos consideran que el país necesita al menos 3,000 pruebas PCR, que en ocho meses ya sumarían unas 720,000, pero hasta ahora están rondando las 105,000.

Hasta antes de las inundaciones que dejaron las tormentas Eta y Iota, los departamentos de Cortés, en el norte, y Francisco Morazán, en el centro del país, eran los principales epicentros de la pandemia del COVID-19.

La Prensa