28/05/2024
02:03 PM

Wall Street no puede con la espera

  • 25 agosto 2016 /

Los ojos de todo el mundo estarán este viernes sobre Janet Yellen, presidenta de la Fed

Nueva York, Estados Unidos

Wall Street no pudo hoy aguantar la presión de la espera por la intervención pública que hará este viernes la presidenta de la Reserva Federal de EUA (Fed, banco central), Janet Yellen, y volvió a sumar otro cierre en rojo.

La mayor parte de la jornada transcurrió sin un rumbo definido, aunque al final el clima de aturdimiento pudo con todo y los tres indicadores se tiñeron de rojo.

Los operadores temen una nueva subida de tasas de interés por parte del banco central, aunque la inquietud real no es si habrá alza, que se da por hecho, sino cuándo tendrá lugar esa decisión, el verdadero debate.

Mientras algunos analistas creen que puede ser en septiembre, otros creen que, dado el contexto internacional tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, el alza de tasas de interés puede dejarse para diciembre.

Por lo pronto, hoy en el parqué había quien llamaba a la desdramatización de las palabras de Yellen este viernes, sobre todo teniendo en cuenta la pericia de la jefa de la Fed para evitar dar titulares que desestabilicen los mercados.

'Si todos los ojos van a estar mañana puestos en Yellen, todos van a sentirse decepcionados', apuntó a la cadena financiera CNBC el jefe de estrategia de Wunderlich Securities, Art Hogan.

'Nunca se ha pillado los dedos antes y lleva años haciendo este trabajo', recordó.

Por supuesto, en Wall Street, posponer cualquier decisión de freno de los estímulos es la mejor noticia, dado que en medio además habrá otra cita determinante, las elecciones en EUA.

Mientras tanto, los inversores seguirán haciendo lecturas con doble intención de cualquier dato económico; y es que como menos halagüeño parezca el porvenir económico del país menos mimbres considerará la Fed que existen para animarse a subir los tipos.

Así, hoy los operadores no quisieron dar mucho bombo a un dato mejor de lo esperado sobre la evolución del mercado laboral en EUA, donde las peticiones del subsidio por desempleo bajaron en 1,000 la semana pasada hasta las 261,000, según cifras publicadas por el Departamento de Trabajo