23/06/2024
02:51 PM

'Hay que invertir en los pobres”

La agenda de los organismos de crédito internacional cambió en la última década.

La agenda de los organismos de crédito internacional cambió en la última década.

El creciente número de pobres en la mayoría de sus países miembros los ha llevado a dedicarle más tiempo a estudiar ese fenómeno y a brindar más respaldo financiero para los más necesitados.

Los programas de ajuste económico ahora son acompañados de estrategias para reducir la pobreza.

Es por eso que ha diseñado una iniciativa para los países pobres muy endeudados y en los cuales se incluye Honduras.

Guillermo Perry, economista jefe del Banco Mundial, conversó acerca de esos temas y de los pasos para reducir la pobreza.

¿Cómo un país puede trasladarse de un círculo vicioso a un círculo virtuoso para lograr crecimiento y reducción de la pobreza?

Se ha llegado a la conclusión que, además, de las políticas básicas para el crecimiento, se deben incluir programas directos de ataque a la pobreza.

La razón es que la pobreza se convierte en un freno para alcanzar y mantener tasas de crecimiento más altas, las cuales pueden dar origen a los círculos virtuosos o círculos viciosos.

Esta relación es de doble vía, si hay éxito en reducir la pobreza en el corto plazo, ayuda a ampliar el crecimiento y al contrario, si no tiene éxito, se hace más difícil crecer.

¿Cómo explica que la pobreza frene el crecimiento económico?

No es que la pobreza impida el crecimiento económico, lo que ocurre es que hace más difícil y exige más esfuerzos para crecer más.

En Honduras la pobreza no se ha podido reducir, pese a los millonarios recursos invertidos en los pobres.

Primero, se necesita crecer y crecer bastante, el crecimiento en Honduras y en América Latina ha sido modesto en términos de crecimiento bruto por habitante, aún cuando a veces se crece, el crecimiento poblacional es tan alto, que el aumento del ingreso promedio por habitante no crece tanto.

Lo segundo, es que se mantiene un nivel de desigualdad muy alto y lo tercero es que se invierte muy poco en los pobres o los recursos se invierten muy mal.

¿El impacto de los subsidios, tampoco se ha sentido en las clases más pobres?

Claro, ése es otro problema, en muchos países de la región una parte importante del presupuesto termina siendo subsidios a los que no lo necesitan, pero de nuevo no estoy hablando de Honduras.

Algunos países deciden que no va a subir el precio de la gasolina y de la electricidad porque perjudicaría mucho a los pobres, pero la verdad es que los pobres no tienen automóviles, tienen pocos electrodomésticos, entonces se mantienen artificialmente bajos los precios y se pierden recursos fiscales y eso es equivalente a un subsidio a los grupos medios y altos.

¿Qué se puede hacer entonces para mejorar el impacto de los recursos públicos en la educación?

Un gobierno debe tratar que todos los niños vayan a la escuela primaria y a la secundaria, y si han sido talentosos tengan la posibilidad de ir a la universidad, pero los países que han tenido éxito concentran los recursos públicos en la primaria y la secundaria e incluso, subsidian a algunas familias pobres.

¿La condonación de 3,000 millones de dólares de la deuda pública externa garantiza que Honduras reducirá la pobreza de 65 a 42%?

Puedo decirle que ésta es una oportunidad muy grande para reducir la pobreza, si no hubiera habido eso faltarían muchos recursos, pero hay que aprovecharla muy bien.

En el caso de Honduras, que por su nivel de ingreso, el gasto público no es muy bajo si se compara con Guatemala y El Salvador.

Aquí entre recaudos tributarios, ayuda externa y condonación de deuda hay recursos, pero a corto plazo el principal problema es que los recursos se asignen a programas que vayan más a los pobres y se usen eficientemente, que es el mayor reto del gobierno.