Nueva competencia comercial enfrentan las mineras

La sequía de inversiones continúa para los mineros en Honduras. Nuevas cargas tributarias mantienen al sector en dependencia de los precios internacionales

La minería no repunta en Honduras y en muchas zonas es una actividad artesanal
La minería no repunta en Honduras y en muchas zonas es una actividad artesanal

Tegucigalpa, Honduras.

a demanda empresarial de una Ley para potenciar al sector minero y convertirlo en un pilar de su desarrollo económico no se justifica.

Con un año de vigencia de la Ley de Minería, sigue en promesa la llegada de inversiones de más de 3,000 millones de dólares, aseguran autoridades y expertos.

En Honduras esta industria ha dependido de los vaivenes del mercado internacional y a la espera de una gran inversión que la impulse.

A pesar del potencial natural, el crecimiento del sector no ha logrado superar el crecimiento económico del país.

Su aporte a la economía, que antes era de casi el 50% de la producción, apenas alcanza el 1% del producto interno bruto (PIB) y el 6% del total de las exportaciones.

Los ingresos para las municipalidades por esta actividad suman 13 millones de dólares (262 millones de lempiras). En total, los ingresos para el país rondan los 1,200 millones de lempiras, según las autoridades de Recursos Naturales.

La Inversión Extranjera Directa (IED) en el sector se mueve entre los dos y los cuatro millones de dólares por año y el sector aporta menos de 10,000 empleos directos.

En resumen, “la incidencia de la industria extractiva en Honduras es bastante modesta”, dijo Carlos López Contreras, gerente de la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas en Honduras (EITI), creada para garantizar la transparencia y rendición de cuentas en los pagos que las empresas de las industrias extractivas mineras e hidrocarburíferas efectúan a los gobiernos.

De las 19 empresas registradas en la Asociación Nacional de Minería Metálica (Anamimh), las últimas inversiones vinieron de Italia, pero se centran en óxido de hierro.

Minería sin peso

Un informe del Banco Central de Honduras (BCH) revela que la minería exportó 243 millones de dólares en 2014 en oro, plata, plomo, zinc y óxido de hierro.

El oro sigue siendo el principal mineral exportado con 112 millones de dólares, muy atrás queda el óxido de hierro con 51 millones y la plata con 32 millones.

En este año, las cifras se mantienen en niveles similares y no hay indicios de aumento de la producción.

Los principales mercados de exportación de estos productos fueron Estados Unidos, Canadá y Suiza para el oro y la plata, y Australia y Bélgica para el zinc y el plomo.

Pero la verdad es que los minerales tradicionales han sido superados por nuevos productos como el hierro y sus manufacturas e incluso la ventas de joyas usadas.

Crisis e impuestos

Ricardo Sierra, gerente de Relaciones Institucionales y Comunitarias de la mina de El Mochito, localizada en Las Vegas, Santa Bárbara, y considerada la más grande de Centroamérica, dijo que actualmente la industria minera enfrenta una crisis por la caída de los precios de estos productos en el mercado internacional.

“Es una situación que nos está afectando a todos los que estamos involucrados en esta actividad”, apuntó.

La actividad de la mina de El Mochito se concentra actualmente en la extracción de metales básicos como zinc y el subproducto, que es el plomo y la plata. Las exportaciones van a Europa y Australia.

Los volúmenes de producción se han visto reducidos en el país. Estamos manteniendo el volumen de broza (una mezcla de tierra estéril y contenido metálico).

Esos volúmenes están en relación con la capacidad instalada de la mina, el equipo, dijo el ejecutivo.

Según las cifras de la empresa, las exportaciones de plomo al mercado de Australia rondan entre los 6,000 y 8,000 toneladas cada tres meses, y embarques de 10,000 toneladas de concentrado de zinc a Bélgica cada dos meses.

“Estamos en una etapa donde ha bajado el grado de contenido metálico, sumado al bajo precio internacional, estamos tratando de ser más eficientes para poder ser más sostenibles por más tiempo”, dijo Sierra.

La mina de El Mochito a lo largo de su historia ha sido manejada por varios consorcios internacionales. A partir de 2011 pasaron a estar bajo el control de Nystar con sede en Bélgica, que tiene operaciones en Chile, Perú y México en Latinoamérica, y en Estados Unidos y Canadá.

El método de extracción que se utiliza en esta mina es el de corte y relleno: se saca el material, se rellena con cemento y otros materiales estériles y va subiendo la maquinaria para ir sacando del techo.

Santos Gabino Carvajal, presidente de la Ananimh, tiene una visión clara del bajo impacto minero.

“La ley está en vigor desde abril y el reglamento desde septiembre de 2014, pero en diciembre, el Gobierno emitió una serie de decretos y leyes (reformas fiscales) que crean una gran cantidad de impuestos que asustaron a los inversionistas”.

También ahuyentan la inversión la inseguridad y el riesgo país, aunque este factor está mejorando en el último mes.

“Es muy malo el mensaje que estamos mandando al extranjero, a los inversionistas”, apuntó Carbajal. Dijo que en minerales metálicos e industriales “no ha habido ni una tan sola inversión” en el marco de la nueva ley. “No tenemos grandes empresas”.

“En óxido de hierro se han registrado unas pequeñas inversiones. Es capital nacional, pero no tiene un gran impacto”.

A un año, las inversiones en el sector son mínimas. No hay cifras exactas, pero se habla de 300 millones de lempiras.

MR-exportaciones-sector-minero-2(800x600)

¿Qué hacer para impulsar el sector?

“El Gobierno ha identificado al sector minero como uno de los pilares para impulsar el desarrollo del país a pesar del bajo nivel de aporte a la actividad económica”, dijo a D&N Carlos Pineda Fasquelle, viceministro de Ambiente, Minas y Energía del Gobierno.

Para ello cuenta con 18 áreas de reservas mineras y se impulsan programas de proyección para atraer la inversión extranjera en este campo, agregó.

El funcionario reconoció que el aporte del sector, hasta ahora, no es significativo para la economía del país. Sin embargo, dijo que el mismo es congruente con el porcentaje del 1% del territorio concedido para la ejecución de estas actividades.

Además del oro, plata, zinc y plomo, el país exporta arena y grava a mercados como los Estados Unidos y antimonio a Canadá y algunos países de la Unión Europea.

Desde la EITI se considera que es necesario elaborar un mapa geológico básico con la indicación de la existencia de los principales minerales y donde se pueden explotar.

Esto abriría la posibilidad de incrementar la actividad minera en el PIB, la generación de empleos, la captación de divisas y de impuestos, dijo el coordinador de EITI.

Se estima que con el potencial minero se podría incrementar hasta cinco veces el tamaño del sector minero en una década, lo que supondría la mayor captación de divisas, inversión y generación de empleo.

Honduras puso en vigencia el 2 de abril de 2013 una nueva Ley de Minería, que creó el Instituto Hondureño de Geología y Minas (Inhgeomin), ente desconcentrado que se encarga de regular el sector e impulsarlo.

La ley fija en un 2.5% la tasa para la minería no metálica y gemas preciosas y un 6% la de la minería metálica, incrementa del 1 al 2% los impuestos a las alcaldías municipales más el pago del 2% de la tasa de seguridad sobre el valor FOB de las exportaciones.

Según las proyecciones de los especialistas, la nueva legislación incrementó el pago de tributos en un 300% y los ingresos para el Estado pasaron del 31% a más del 46%.

La Prensa