Cohep pide a alcaldías que socialicen con tiempo plan de arbitrios

El sector privado hizo la solicitud luego que el país este año ha salido aplazado en varias mediciones internacionales.

Instalaciones del Cohep en la colonia Lomas de Tepeyac, de Tegucigalpa. La gremial aguarda reacción de la Amhon.
Instalaciones del Cohep en la colonia Lomas de Tepeyac, de Tegucigalpa. La gremial aguarda reacción de la Amhon.

San Pedro Sula, Honduras.

La cúpula del sector empresarial instó a las corporaciones municipales a socializar con suficiente tiempo los planes de arbitrios con las distintas gremiales y las sociedad en general.

“Debemos alinear los esfuerzos del sector privado, el Gobierno, los gobiernos municipales y la sociedad para lograr condiciones propicias para la generación de riqueza y empleo”, reza un comunicado del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), emitido a mediados de la semana pasada.

Según los empresarios, al discutir este instrumento con anticipación pueden, en forma conjunta, construir el desarrollo de los municipios, fomentando la competitividad interna de los mismos.

En la misma nota, el Cohep aseguró que está comprometido en contribuir al crecimiento económico de los municipios, “a través de la aplicación de procesos administrativos simples y fáciles que permitan la generación de emprendimientos en las municipalidades”.

Al respecto, según confió una fuente a LA PRENSA, la Asociación de Municipios de Honduras (Amhon) planea emitir su posición oficial en las próximas horas. Esta irá fundamentada en la realidad de las municipalidades.




Reacciones.

El diputado suplente del Partido Liberal Walter Romero consideró que debe pedirse cordura a las alcaldías, porque no pueden estar disminuyendo la capacidad de generación de empleo.

A su criterio, los planes de arbitrios deben ser socializados, pero si contienen cobros ilegales no tienen que ser aceptados. “La ley prohíbe la creación de impuestos y deja esa facultad al Congreso Nacional, pero los alcaldes más autónomos crean, modifican y eliminan impuestos a pesar de la prohibición”, indica.

Romero explica que las tasas por servicios, según la ley, corresponde a un servicio que el contribuyente pide y se le da. Su base de cobro es el valor que la Corporación gastó en proveer el servicio.

“Sin embargo, basándose en supuestos muy elocuentes, como la protección ambiental, salud, educación, cobran con base en la capacidad económica del contribuyente o el valor de sus inmuebles, sin dar nada a cambio”, refiere el legislador liberal.

A la vez asegura que debido a que las municipalidades piden más requisitos para realizar un trámite, hace que los procesos sean más caros y burocráticos, incidiendo en la calificación de indicadores de competitividad global.

Al ser consultado sobre las tasas municipales que aplican al momento que una empresa renueva o tramita la licencia de operaciones, Romero recordó que este es un documento derivado que resulta de haber declarado y pagado el impuesto de Industria, Comercio y Servicios. Además, hace las veces de comprobante de pago para exhibirlo en los negocios.

“De forma individual, el permiso de operación no tiene valor per se, y las municipalidades han visto en su emisión una fuente de ingresos, todas de forma ilegal”.

Reportes.

Honduras cayó seis lugares en el Doing Business 2019 que presentó el Banco Mundial hace unos días, hasta el puesto 121 de 190 países.

El reporte anual, que ya lleva 16 ediciones, evalúa las regulaciones que favorecen o restringen la actividad empresarial en diez categorías.

De esas, Honduras tuvo buen desempeño en la obtención del crédito, aunque no así en pago de impuestos, apertura de un negocio, obtención de electricidad, cumplimiento de contratos y protección de inversionistas minoritarios.

El reporte mide los impuestos y las contribuciones obligatorias que una empresa de tamaño medio debe pagar en un determinado año, y también mide la carga administrativa asociada con el pago de impuestos y contribuciones.

Asimismo, analiza todos los impuestos y contribuciones exigidos por el Gobierno a cualquier nivel (federal, estatal o municipal) que se aplican a una empresa estándar y que tienen una repercusión en sus estados de cuenta.

En el Índice Global de Competitividad 2018 que elabora el Foro Económico Mundial (WEF), Honduras alcanzó la posición 101, subiendo dos puestos respecto a la edición de 2017.

Esta investigación realiza un comparativo de 140 economías a nivel mundial con respecto a los principales pilares que sustentan su posicionamiento para la generación de desarrollo económico y la atracción de inversiones.

Con esto, el WEF busca medir el potencial que tiene un país para alcanzar tasas de crecimiento sostenidas en el mediano y largo plazo, y a su vez influye en las políticas públicas, siendo una herramienta utilizada principalmente para guiar decisiones de inversión de empresas internacionales.

La semana pasada trascendió que Honduras quedó sin acceso a la Cuenta del Milenio por noveno año consecutivo, según el último informe de la Corporación Cuenta del Milenio. Aunque reportó una mejora en varios índices, el combate contra la corrupción sigue siendo un desafío.

La Cuenta del Milenio, a través de Estados Unidos, ofrece asistencia económica a países pobres para proyectos de beneficio social.

La Prensa