23/04/2024
09:31 PM

Juan Carlos Osorio se abrió paso de albañil y espía

Te presentamos las curiosidades del candidato número 1 de la Fenafuth para llegar a la selección de Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

Su nombre lidera la agenda de la Fenafuth como nuevo seleccionador de Honduras para lo que resta del proceso con destino al Mundial del 2026 que será organizado por tres países: Estados Unidos, Canadá y México.

Juan Carlos Osorio soñó con brillar como futbolista. El destino le tenía preparado seguir en los banquillos. Decidió alejarse de las canchas producto de las lesiones y aprovechó para trasladarse a Estados Unidos. Allí conoció a Julieth, quien se convertiría en su esposa.

“Un día llegó al restaurante y lo atendí como a cualquier cliente. Él era tímido y se me fue acercando por el lado del ejercicio. Yo trotaba todos los días y me decía que se me notaba en el cuerpo, que él también entrenaba y que cuando yo quisiera me orientaba. Por ahí comenzó todo (risas)”, relató Julieth, acerca del comienzo de la relación en la ciudad de Nueva York, en los inicios de la década del 90. Ahora tienen dos hijos, Sergio y Juan Esteban.

Juan Carlos Osorio confirma contactos para dirigir a la Selección de Honduras

Trabajó en un equipo regional en State Island y luego, en el 2000, ser el asistente técnico del ecuatoriano Octavo Zambrano para dirigir al Metrostars.

“Tocó mi puerta buscando una oportunidad”, comentó Zambrano.

Viajó a Inglaterra donde fue aceptado en el Manchester City y tuvo que seguir las indicaciones al pie. El fútbol lo llevó a celebrar siete diferentes campeonatos en Colombia y llegar hasta los octavos de final del Mundial de Rusia 2018 con México.

En considerado un obsesivo en su trabajo.

Juan Carlos Osorio clasificó a México al Mundial del 2018 y llegó a la fase de octavos de final.

CURIOSIDADES DE JUAN CARLOS OSORIO

Utiliza dos lápices para remarcar las eventualidades de un partido, siendo la plumilla azul para destacar las acciones que han gustado o algunas que se pueden perfeccionar y la roja para recalcar lo más relevante y los aspectos que resultaron negativos. Guarda los lápices entre sus calcetas y sus tobillos.

Dejó el fútbol a los 26 años de edad. Tras su corta carrera (1982-1987) defendió al Deportivo Pereira. Se fue a EUA y trabajó como albañil y mesero en Nueva York para pagarse sus estudios. Se tituló en Ciencias del Ejercicio Físico y Rendimiento Humano. En 1998 viajó a Inglaterra para especializarse en Ciencias Superiores del Fútbol.

Gran parte de su preparación como miembro del cuerpo técnico de un equipo giró en torno a la preparación física de los jugadores. Esto le valió ser llamado a formar parte del Manchester City, donde impresionó con su manera de ver el fútbol. Por tal razón terminó siendo asistente técnico de Kevin Keegan.

Juan Carlos Osorio estuvo en el Manchester City entre 2001 y 2005, sin embargo, lo hizo como asistente técnico de Kevin Keegan, con el cual compartió en 176 partidos. Espiaba al Liverpool subido desde una mesa para ver por la puerta y en el segundo piso de la casa de la familia McManus, a la cual le insistió para vivir allí.

Osorio estuvo en el cuerpo técnico del Manchester City entre 2001 y 2005.

Su primera experiencia como entrenador fue en Millonarios de Colombia. Pero dejó el equipo de Bogotá después de un año. Juan Carlos Osorio se caracteriza por guiar a sus jugadores, durante los partidos, entregándoles escritos en pedazos de papel a sus pupilos con estrategias para utilizar en los partidos.

Además de ser entrenador fue contratado por ESPN como analista para el desempeño de la selección mexicana en el Mundial de Qatar 2022, recordando su pasado como entrenador principal en la representación azteca en Rusia 2018. Luego se tomó un tiempo libre y fue contratado en abril por el Zamalek de Egipto.

Faitelson sorprende y se pronuncia sobre posible llegada de Juan Carlos Osorio a la Selección de Honduras

Su método es claro: rotar jugadores para evitarles un gran desgaste físico y para adaptarse a las exigencias del rival. Esa estrategia le sembró muchas dudas en México donde rozó los 30 partidos sin repetir ninguna alineación con el Tri. El 7-0 contra Chile en la Copa América Centenario 2006 casi le cuesta el puesto.

El entrenador es conocido por llevar una computadora durante los juegos para visualizar formaciones. No descuida detalles para el estudio actual de sus rivales y de sus dirigidos durante los partidos. Está de la mano trabajando con la tecnología y es una de sus armas que utiliza a diario como ayuda profesional.

En el 2015 presentó su libro: La Libreta de Osorio, mi modelo de gestión. Y los presenta: “Lejos de dar recetas, entrega una gran cantidad de ingredientes respecto al método de entrenamiento, el modelo de juego en cuestión y la gestión de un equipo de fútbol”. Su precio anda alrededor de los 20 dólares (500 lempiras).

Uno de los detalles que le gusta potenciar es el juego aéreo, formaliza mucho su trabajo en las estrategias a balón quieto. No desaprovecha los tiros libres ni los tiros de esquina. El balón parado se convirtió en el mejor amigo del Tri en su etapa, goles que ayudaron mucho en su táctica fija.