16/04/2024
07:54 PM

“No había ni para frijoles”,dura confesión de exboxeador olímpico

El medallista olímpico confesó su dura etapa después de ganar la presea de bronce en Montreal 1976.

Ciudad de México, México.

El exboxeador mexicano y medallista olímpico de los Juegos de Montreal de 1976, Juan Paredes, confesó las dificultades que pasó luego de ser uno de los galardonados en la competencia deportiva.

Según diario Milenio, Paredes a pesar del poco apoyo que existía en el el amateur y con su presea de bronce a México, creía que su vida iba a cambiar, pero se encontró de nuevo con las duras pruebas de la vida.

El exboxeador recuerda que en su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México mucha gente fue a recibirlo, pero luego se enfrentó a la cruda realidad en su vida.

Active su cuenta de registro para tener acceso a navegación ilimitada

“Llegué con mi medalla colgada al cuello. Todos querían saludarme, y además estaban mis amigos de la infancia. Sobraban las felicitaciones. Foto tras foto. Que vente para acá, alza los brazos y enseña la medalla”, confesó Paredes.

Asimismo relató cómo las personas más cercanas a él lo llevaron a la fiesta y las celebraciones en su nombre.

“En Azcapotzalco hicieron la coperacha para adornar la calle. Al llegar me emocioné al ver una manta gigantesca que decía: Bienvenido... y fue la borrachera del triunfo”, expresó el exboxeador.

Pero después de las celebración, Paredes recordó lo que era no contar con dinero ni para la comida, asique tuvo que recurrir al presidente del Comité Olímpico Mexicano de ese entonces, Mario Vàsquez Raña.

El pasado mandatario le obsequió al ganador de la medalla de bronce en Montreal de 1976, 15 mil pesos mexicanos.

Juan Paredes, ganador de la medalla de bronce en boxeo en Montreal 1976.

“No había ni para frijoles. Yo tenía 80 dólares y se los di a mi mamá. Ya Erika iba a cumplir tres años y Juan venía en camino. Mi medalla, reluciente, estaba guardada en un fino estuche, mientras yo volvía a los viejos tiempos” relató.

Y sobre el regalo del mandatario comentó: “El presidente del COM me regaló 15 mil pesos, y me dijo guárdalo, y le contesté que cómo guardarlo, si no tenemos ni para comer, por lo que, Vázquez Raña me indicó que pusiera una lista de lo que necesitaba”.

Después de eso, el medallista olímpico recibió otra sorpresa, al parecer su esfuerzo iba a ser recompensado. Muebles en su casa y un departamento en casa de parte del Comité.

Paredes regresó a los entrenamientos, pero aún no tenía el dinero suficiente y su familia crecía, por lo que decidió dejar el amateur e integrarse al profesional, en donde no tuvo éxito.

En la época del presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, creó una ley para que los medallistas olímpicos recibieron una beca vitalicia. Desde ese momento el exboxeador recibe mensualmente 10 mil pesos.