12/04/2024
11:45 AM

“Antes de un clásico me ofrecieron L500,000”: Mario Moncada

Mario Moncada dice que denunció varias irregularidades a Alfredo Hawit, pero este no las atendió. Salpicó a varios árbitros en su explosivas declaraciones

Talanga, Francisco Morazán

El exarbitro hondureño Mario Moncada denunció públicamente que antes de pitar un clásico hondureño le llevaron una maleta con 500,000 lempiras con puros de 500.

El ahora director de de la Comisión Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (CONDEPOR) dio unas explosivas declaraciones a Futcatracho y destapó varias irregularidades que asegura había denunciado desde antes en la Fenafuth.

Rubén Matamoros perdió a su esposa y ahora su hijo se debate entre la vida y la muerte

“El arbitraje es un nido de corrupción ¿por quién es manejado pues? Yo cumplí con mi deber de denunciar la corrupción, yo cumplí con mi deber de llevarle a Alfredo Hawit los despositos que le hacían a los árbitros, algunos presidentes de los equipos, yo cumplí con mi deber. ¿Pero qué hacía si me decía Alfredo...? Por ejemplo, cuando me fueron a dejar una marqueta de billetes en una maleta, que no lo olvido, a un hotel cinco estrellas. Estando el emisario con la plata ahí le hablé a Alfredo. ¿Por qué no le habla al presidente de la comisión? No le hable a Alfredo, me dijo y le dije porque Alfredo es el secretario de la federación y la imagen, el arquitecto y la imagen del futuro”, comenzó diciendo.

Alfredo Hawit recibió las denuncias de Mario Moncada

Agregó que en esa previa a un clásico. ”Le dije al emisario: vos no me conocés. Yo soy bocón, nosotros en los pueblos somos bocones no por mala intención, semejante hijo DP no me conocés. No sé qué tanto valía ese partido porque me llevaron 500,00 lempiras en billetes de 500 y los denuncié”.

El Morazán, descartado: ¿en dónde jugará Honduras en su debut eliminatorio?

Moncada asegura que denunció a varios silbantes, entre ellos uno que andaba en terna con él. ”Alfredo sabe que lo hice. Yo le lleve a Alfredo depósitos de dos árbitros que le hacían, que representaban a presidentes de la Liga Nacional, con quienes peleé en muchas oportunidades. Y Alfredo lo que hizo, a un árbitro asistente y a un árbitro, bueno, lo sacó del arquitraje de forma disimulada. Pero uno de los árbitros con más actos de corrupción, y yo me di cuenta hasta después, desgraciadamente camino conmigo por mucho tiempo como asistente, que se presentó para más altos de corrupción en el arbitraje, después estaba en la federación, después caminaba él como visor de árbitros a nivel internacional. Lo agarraron a tiros en Tegucigalpa y desapareció desde el árbitro público a nivel arbitral porque lo agarraron a tiros en el carro”.

Contó que “la otra vez me habló Héctor Rodríguez a mí, enojado conmigo, enojado, yo entiendo a Héctor. Yo tengo un gran concepto de Héctor, pero a veces en la vida se falla porque tomó el teléfono un dirigente del Victoria y le dijo a Orlando Ponce Morazán; ‘yo voy a mencionar el nombre, yo le voy a dar el nombre y mencionó a Héctor Rodríguez. En la gasolinera tal, tal y tal, yo les fui a dejar 80 mil lempiras. Hoy me arrepiento, pero yo se los entregué’. Eso pasa en el arbitraje ¿por qué los esconden? A mí me gustaría que el periodismo deportivo fuera un periodismo investigativo, el periodismo deportivo es un periodismo rosa en este país”.

Detalló que una vez dirigió una final de la Segunda División. “Y la final de segunda división, normal, imagínese una acción que finalice en gol y en primeros partidos, y finalizó 0 a 0, me dice el doctor Mario, me dice hay un partido difícil, en segunda división, yo no dirigía en segunda porque yo no me consideraba árbitro de segunda yo puedo decir que estoy loco, trastornado, entonces yo no dirigía”.

Agregó que “una vez yo fui nombrado para la final de segunda división en las Islas de la Bahía, cuando este equipo de las Islas de la Bahía perdió la final, creo, contra el Deporte Savio. Y me llama Argelio Sabillón y me dice, el domingo vas a dirigir la final de segunda. Y le dije que yo no estaba yendo A pitar a segunda. El alcalde de un pueblo me estaba pagando viáticos como árbitro de primera. La final con árbitro de primera en un partido de segunda, que es lo que quería. Entonces no fui. Y ahí dejé. Porque, ¿sabes que dirigirás la final? ¿Quieres buscar historia? Ricardo Zelaya, yo no me presenté a ese partido”.

Esa historia no quedó ahí, según Moncada. ”Me cae una llamada y me dien que le devuelvan los 200,000 lempiras que me mandó, sino sos hombre muerto, me dijeron. Osea que me mandaron 200,000 lempiras para ese partido y nunca me los dieron. Alguien negoció y que yo me iba a prestar para la componenda de un partido. Y como el juego finalizó cero a cero, le llamaron para decirme que regresaba 200.000 libras, que me veían enviado. Que si no era hombre muerto. Y... Y fui amenazado durante dos años. Y todos los días me decían, vas por tal lugar, eres hombre muerto. Yo le denuncié”.

Dice Moncada que en otro programa “en vivo, en San Pedro Sula, antes de un juego, le dije a un chico que trabaja en Televicentro. Le dije, mírenme, está amenazado fuerte. Pero es un dirigente. Un dirigente del fútbol hondureño. Y si algo me pasa, en esas grandes distancias que recorremos los árbitros de fútbol, tienen que investigar, fue un dirigente. Yo no quería hacer tantos escándalos porque no tenía pensado aún retirarme”, puntualizó.