19/04/2024
04:48 PM

Ruta 7 de San Pedro Sula se paraliza por cobro de extorsión

Las unidades de transporte cruzan sectores populares de San Pedro Sula. Autoridades policiales hondureñas resguardan la terminal de esta empresa

San Pedro Sula, Honduras.

Conductores de la ruta 7 en San Pedro Sula decidieron paralizar este miércoles sus unidades y operaciones como respuesta a una llamada de extorsionadores que les han exigido un pago cercano a un millón de lempiras para permitirles continuar operando.

Los conductores, que ofrecen un servicio esencial de transporte público en la ciudad, se encuentran en una situación crítica.

Han manifestado sentirse acorralados por estructuras criminales que los han amenazado de muerte si no cumplen con el exorbitante pago exigido.

Denuncian que maras van a cobrar más por extorsión

Esta escalada de violencia y amenazas ha generado un ambiente de temor entre los conductores y ha llevado a la paralización de sus unidades, lo que afecta la movilidad de miles de ciudadanos que dependen del servicio de la ruta 7 en San Pedro Sula.

Las unidades paralizadas son los autobuses amarillos de la ruta que surcan barrios y sectores como El Polvorín, Cabañas, Las Palmas, Montefresco, Perfecto Vásquez, Medina, el centro de la ciudad, hospital Mario Catarino Rivas y Unah-vs.

Ha sido una de las rutas más castigadas por el flagelo de la extorsión.

Para hacer frente a esta situación, agentes de la Dirección Policial contra el Crimen Organizado (Dipampco) se encuentran desplegados en la zona para brindar seguridad y respaldo a los conductores y pasajeros.

Pesadilla

La extorsión es un problema grave que afecta a numerosos sectores de la sociedad hondureña y representa una amenaza constante para la seguridad de quienes se ven involucrados.

El transporte público terrestre en Honduras ha sido azotado en las últimas dos décadas por este flagelo, generando una espiral de violencia y crisis económica que ha dejado en un bajo nivel el servicio.