La ola de asaltos que impera en el Valle de Sula sigue arrebatando vidas y enlutando a familias.

Ayer en la colonia San Antonio de Choloma fue asaltado y ultimado el jefe del departamento de Catastro de la Municipalidad de esa ciudad, confirmaron las autoridades policiales.

El funcionario municipal fue identificado como José Ulises Hernández Guevara (57), quien tenía siete años de laborar en ese cargo.

Información proporcionada por los investigadores de Homicidios de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), la víctima salió de su casa ubicada en el barrio San Antonio y cuando caminaba hacia su trabajo fue interceptado por hombres armados que lo atacaron a balazos.

Hernández Guevara salió de su vivienda a eso de las 7:00 am a la Municipalidad y a una cuadra fue tiroteado.

Lo llevan al Seguro Social

En un intento por salvarle la vida, los familiares de Hernández Guevara lo trasladaron al hospital regional del Instituto Hondureño de Seguridad Social en San Pedro Sula en una ambulancia de la Cruz Roja, pero falleció cuando ingresó a la sala de emergencia.

El cadáver fue llevado a la morgue, adonde el personal de turno del Ministerio Público efectuó el levantamiento y fue trasladado a Medicina Forense.

Francia Yánez, fiscal de turno del Ministerio Público, dijo que el fallecido presentaba varias heridas producidas por arma de fuego en la cabeza, tórax y antebrazos. Yánez informó que según datos preliminares a Hernández Guevara lo ultimaron por asaltarlo, ya que no portaba sus pertenencias.

La familia del occiso se presentó a la morgue y se negaron a dar declaraciones sobre el caso a los medios de comunicación. La víctima acostumbraba a irse caminando a su trabajo, ya que su casa queda a unas cinco cuadras de la alcaldía

Reacción

Leopoldo Crivelli, alcalde de Choloma, lamentó el violento deceso del jefe de Catastro e indicó que nadie sabe cómo y por qué sucedió el homicidio. “No se sabe si fue por asaltarlo o qué pasó. Él era un hombre pacífico que no se metía con nadie, era apartado y serio, pero se llevaba bien con sus subalternos”, expresó Crivelli.

El alcalde dijo desconocer si el funcionario había sido objeto de amenazas. “No sabemos si había recibido alguna amenaza, él siempre llegaba a su trabajo a pie porque vivía cerca . Quiero conocer a fondo lo ocurrido”, manifestó. Agregó que es lamentable la ola de violencia que impera en el país.