Investigan muerte de joven a manos de agentes de la Fuerza de Transporte

El padre de la víctima acusa directamente a los uniformados de cometer el crimen.

El cuerpo de Erick Davindson Barrientos Avilez fue velado ayer en la casa de sus padres.
El cuerpo de Erick Davindson Barrientos Avilez fue velado ayer en la casa de sus padres.

TEGUCIGALPA.

La Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en coordinación con fiscales del Ministerio Público investigan la muerte de Erick Davindson Barrientos Aviléz (de 21 años).

El muchacho fue tiroteado el lunes por uno de los agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano (FNSTU), que se presume que es de la Policía Militar, en una ferretería en la colonia El Carrizal después de que le dieron persecución por irrespetar un retén policial y militar a inmediaciones de la colonia Divino Paraíso, de Comayagüela.

A través de un comunicado, la FNSTU, que la integran miembros de las Policías Militar y Nacional, dio a conocer que pondrá a disposición todos los recursos para esclarecer la muerte de Erick Davindson Barrientos Aviléz, quien trabajaba para la ferretería de su padre Erick Barrientos y además era padre de una bebé de ocho meses.

En el comunicado, las autoridades establecen que el joven que conducía una volqueta al momento del incidente, cuando pasó por un retén policial arrolló con el vehículo uno de los conos de Tránsito y al ser requerido para detenerse no lo hizo, lo que provocó que se iniciara una persecución.

tc portaSucesos 170221 (2)(800x600)
Erik Davinson Barrientos,21 años.

Los miembros de la FNSTU lo siguieron hasta llegar a la ferretería en la colonia El Carrizal adonde el joven fue a detenerse y ya en el lugar comenzaron los disparos, tal como quedó gravado en un video captado por personas que se encontraban en el lugar.

En las imágenes se puede observar a los agentes que rodean la volqueta y segundos después se escuchan cuatro disparos y luego los gritos del joven herido.

Demanda

Erick Barrientos, padre del joven que perdió la vida, dijo que “a la hora de los disparos están esparcidos (los agentes ) y se llevan al cipote ellos mismos en la patrulla 127. Lo llevan enchachado con el disparo en la pierna hasta los bomberos y de los bomberos lo llevaron en ambulancia al Hospital Escuela, allá lo tenían custodiado”.

Recordó que su hijo lo llamó como a las 3:30 pm. “Yo andaba por el lado de la colonia Kennedy para poner una denuncia. Fui a la DPI, allá nos atendieron y cuando voy saliendo de la DPI me llaman y me dicen que mi hijo ya murió. No me pude despedir de él”, lamentó Erick Barrientos.

“Es lamentable porque vivimos en un país de injusticia, no hay justicia. Aquí de qué sirve denunciarlos. Es como que estemos echando el dinero al río. Voy a proceder con la demanda, pero internacionalmente”, advirtió.

La Prensa