En San Pedro Sula: nicaragüense desaparece tras salir de un autolote

Jayro Anaval Barriento Ordóñez, un vendedor de vehículos, tiene 26 días de haber desaparecido.

San Pedro Sula, Cortés.

Jayro Anaval Barriento Ordóñez, de origen nicaragüense, desapareció desde el pasado 12 de enero en el centro de San Pedro Sula.

De acuerdo con el relato de su esposa, Barriento Ordóñez (51) trabaja como vendedor de vehículos en un autolote ubicado en la segunda calle del barrio Santa Anita.

Lea también: Madre de Enoc Misael Pérez sigue en su búsqueda

Fue el domingo 12 de enero que salió de su vivienda situada en el barrio Barandillas hacia su lugar de trabajo. Según imágenes captadas a través de cámaras que hay en la zona, Barriento entra al trabajo de manera normal, posteriormente se le observa salir y comienza a caminar hasta llegar a la Fesitranh, donde aborda un autobús del sector López Arellano.

Para reportar
Puede llamar al celular de Carolina Sequeira, 88396465

Seguidamente, él se sube a otra unidad de transporte público que cubre la ruta entre San Pedro Sula y Cerro Vede, Choloma, de allí ya nunca se supo de su paradero.

Lo buscan desesperadamente

"No tengo información todavía, la Policía no me dice nada, he ido a la morgue, hospitales y tampoco está, es algo extraño porque el día que desapareció hasta dejó todos sus documentos", mencionó su esposa Marisela Sequeira.

familia.1342(1024x768)
Su familia lo espera ansiosamente en su casa y temen le haya pasado algo.

"El domingo, el último día que lo miré, se fue de la casa a eso de las 6:00 am porque al parecer iba a ir a dejar o a mostrar un carro Ford Escape negra, a eso de las 8:00 am me contacté con él y todo estaba bien, después, a eso de la 1:00 pm miré tres llamadas perdidas, tomé mi celular y me contestó otra persona", agregó.

La joven manifestó que el carro en el que salió se encuentra dentro del autolote y es primera vez que les pasa algo desde los 18 años que tienen de vivir juntos en San Pedro Sula, a su vez, aseguró que ni él ni el resto de la familia tiene enemigos, por lo que no se explica qué realmente pudo haber pasado.

La Prensa