29/11/2023
11:39 PM

Distractores

  • 15 julio 2022 /

    El asedio de rumores, medias verdades y de informaciones manipuladas se ha vuelto, desde hace mucho tiempo, una constante que ha crecido entre los hondureños, sobre todo en los últimos meses, cuando hay una multicrisis derivada de varios factores. Estos distractores cumplen su propósito de desviar la atención de los temas de gran envergadura, que no se resuelven porque todos andamos desenfocados, haciendo tiros al aire, poniéndole salsa a asuntos que no ameritan de nuestra atención, al menos no en estos momentos. Hay polémicas infructuosas que frenan no solo al Gobierno, sino a todos los sectores que descuidan lo prioritario, como encontrar estrategias para superar la ruina en que ha quedado el país, enfrentar los efectos de la pandemia, la escasez y los altos precios provocados por la guerra entre Rusia y Ucrania y, por supuesto, la lentitud para resolver las quejas, que son persistentes en salud y educación.

    Uno de esos temas distractores es la instalación de la Constituyente, un debate que deberá hacerse, pero no ahora, cuando se ha asegurado que, por el momento, no ve el Gobierno ni el ambiente ni la oportunidad de cumplir ese propósito del Partido Libertad y Refundación. No han renunciado a ese proyecto frustrado en 2009, en las postrimerías de la administración del expresidente Manuel Zelaya, pero los funcionarios se han comprometido a no dedicar ni recursos ni tiempo, actualmente, para realizarlo. Lo ha garantizado el propio expresidente Mel Zelaya, que reconoce que sobran los problemas en el país como para invertir en socializar el tema, consultar al pueblo y luego montar una Asamblea Nacional Constituyente que se dedique a hacer cambios en la Constitución. Nadie puede olvidar lo que es realmente importante en la vida de los hondureños, en estos días, como para someternos ahora a ese debate. Como lo han reclamado representantes de diversos sectores, el Gobierno debe concentrarse y trabajar en los problemas reales del país, como conseguir que más hondureños completen su esquema de vacunación, hacerle frente al dengue y a las nuevas olas del covid-19, cumplir con el regreso a las aulas y reforzar la educación, atender la seguridad alimentaria y promover proyectos que generen empleos, todos asuntos urgentes. El alza en el costo de la canasta básica, en los combustibles y de infinidad de productos que se han vuelto inalcanzables para la mayoría nos han puesto camino a la recesión. Esos son suficientes problemas como para desgastarnos en temas que desvían nuestra atención. La Constituyente no es una prioridad del Gobierno, ha declarado el expresidente Manuel Zelaya, ¿por qué no creer en su palabra y dedicarnos a lo que es urgente?