04/02/2023
01:17 AM

Más noticias

Seleccionar proyectos eficientemente

  • 04 diciembre 2022 / 23:06 PM /

Entre más destreza, conocimiento técnico, o incomodidad requiera la actividad, mayor será su factibilidad y posible retorno. Generalmente seguir las modas no es recomendable, ya que es difícil tener éxito en un área con mucha competencia y demanda a largo plazo incierta.

El éxito en cada actividad depende de la oferta y demanda, por lo que una sobreoferta puede ahogar un rubro, aunque exista una demanda creciente.

Esta competencia depende de la capacidad ya existente, o de la que posiblemente puede venir en el futuro.

Existen dos amenazas importantes que se pueden considerar en esta área: una baja barrera de entrada, y ventajas de escala. Cuando la actividad tiene una barrera de entrada baja (es fácil, requiere poco estudio o capacidades), es muy fácil para que otras personas entren si ven un éxito aparente o potencial.

Cuando hay una ventaja de escala muy marcada (una actividad mecánica, que se presta a la consolidación, o automatizable), los actores más grandes tienen grandes ventajas que hacen imposible a los más pequeños sobrevivir.

Un área puede abarcar diferentes tipos de actividad (ventas, servicio al cliente, producción, compras, planificación, etc.) para las cuales se tiene diferente nivel de aptitud o interés.

Una falla común es confundir la parte técnica y administrativa de una operación.

El conocimiento técnico no garantiza una buena administración, o viceversa. Hay que ver nuestras deficiencias potenciales, y enfocar el esfuerzo en las fortalezas.

Esta etapa inicial permite mucha versatilidad en cambiar o cancelar proyectos, ya que el aprendizaje tiende a ser útil en sí mismo y no hay mayores recursos comprometidos.

Muchas veces el resultado del estudio no es habilitar la ejecución de un proyecto, sino de evitar cometer un error.