25/02/2024
01:37 AM

Seguridad, real o de papel

América Murillo

“La refundación de Honduras comienza por el restablecimiento al respeto integral del ser humano, la inviolabilidad de la vida, la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas. Nuestro compromiso es garantizar la seguridad de los hondureños y las hondureñas, no sólo jurídica sino seguridad ciudadana, también seguridad social. Seguridad de que se puede hablar con libertad y sin represalias”.

Eso dice el documento que se exhibe en el portal oficial de la Presidencia en su sección de prioridades, lo cual es totalmente contrario a lo expresado por la presidente Castro por la manifestación ocurrida en la ciudad de Choluteca.

Ella aseveró que se debe identificar a los responsables de la marcha por instigar, manipular y financiar estas conductas que son contrarias a la ley y forman parte de una campaña de manipulación y desprestigiar las acciones de su Gobierno.

Lo artículos 79 y 60 de nuestra Constitución señalan lo siguiente: Artículo 79: Toda persona tiene el derecho de reunirse con otras, pacíficamente y sin armas, en manifestación pública o en asamblea transitoria, en relación a sus intereses comunes de cualquier índole, sin necesidad de aviso o permiso especial.

Las reuniones al aire libre y las de carácter político podrán ser sujetas a un régimen de permiso especial con el único fin de garantizar el orden público.

Articulo 60: Todos los hombres nacen libres e iguales en derechos.

En Honduras no existen clases privilegiadas. Todos los hondureños son iguales ante la Ley. Se declara púnible toda discriminación por raza, sexo, clase y cualquier otra lesiva a la dignidad humana. La ley establecerá los delitos y sanciones para el infractor de este precepto.

Por lo anterior observamos incoherencias entre los escritos de la presidente, la Constitución de la República y sus acciones, y el reprochable hecho de que no investigará las manifestaciones de sus copartidarios.

Presidenta Castro, no busque fuerzas invisibles que quieren desestabilizar su gobierno, más bien piense y actúe por su pueblo, y si busca asesoría, hágalo en los países que realmente han progresado y no en países que han fracasado o que están a punto de fracasar. Las migraciones en la antigüedad, y ahora, son por el mismo motivo: todos los humanos queremos vivir mejor.