10/04/2024
12:42 AM

¿Estaremos desenfocados?

  • 16 julio 2023 /
Emy James

Si prestamos atención, si pensamos cuidadosamente en esas cosas que hemos logrado hacer en nuestra vida, nos daremos cuenta de que es a esas cosas a las que le hemos dedicado la mayor parte de nuestro tiempo, esfuerzo y dedicación.

La próxima vez que nos quejemos, ya sea con nosotros mismos o con alguien más sobre “eso” que aún no conseguimos, pensemos detenidamente qué tanto tiempo, esfuerzo y dedicación hemos puesto en eso que aún no conquistamos y seguramente nos daremos cuenta de que... no tanto. Si usted se ha vuelto experto en un oficio, en un tema, en cierto negocio, ha desarrollado ciertas habilidades que no todos tienen, si ha logrado dominar algún tipo de maquinaria, ha conseguido algún reconocimiento, título o ha logrado ciertas destrezas, es porque todo su enfoque ha estado ahí, en lograr eso.

Y entonces se me viene a la mente aquella cinta que el personaje de Michael Keaton escuchaba diariamente en la película Hambre de Poder. Decía algo así: “Nada en este mundo puede superar a la increíble perseverancia. Ni el talento, nada es más común que hombres talentosos que no tienen éxito. Tampoco la genialidad, porque la genialidad sin reconocer es un cliché. Ni la educación, porque el mundo está lleno de tontos educados. Solo la perseverancia y la determinación son todopoderosas”. Y ya que estoy merodeando el mundo del séptimo arte, recuerdo haber leído hace poco un artículo donde uno de los protagonistas de Top Gun criticaba ferozmente a su compañero asegurando que no ha hecho nada importante en su carrera porque se ha dedicado únicamente a la realización de su Misión Imposible.

Desde luego que pocas personas podrían estar de acuerdo con eso de que no ha logrado nada importante ya que Mr. Cruise tiene un nombre en ese mundo desde hace ya un tiempo, producciones como Nacido el 4 de Julio, Jerry Macguire entre otros, son trabajos que lo llenan de orgullo. Pero eso de que Tom se ha dedicado en cuerpo y alma a estas espectaculares sagas sí que es cierto, y seguramente por eso ha logrado que cada una sea mejor que la anterior.

Hace unos días tuve la oportunidad de ver la número siete, la gente salía con una sonrisa y estupendos comentarios de la sala, particularmente quedé encantada y con ganas de volver al cine y verla de nuevo.

Entonces, si estamos seguros, completamente seguros de querer obtener algo, ya sea una habilidad, una especialización o un gran amor, y aún no lo conseguimos, probablemente no nos hemos enfocado en la consecución de esa meta. A veces esto puede deberse a un trastorno por déficit de atención no diagnosticado (ni tratado) en la infancia y que venimos arrastrando sin siquiera darnos cuenta. Una de las tantas características de las personas con este padecimiento, es la falta de constancia. Son personas a las que les cuesta concretar lo que comienzan, dejando las cosas a medias. Un profesional de la salud mental podría ayudar en estos casos, tanto a identificar como a guiar a la persona a través de esta condición que es bastante real. Pero si no se trata de nada de lo anterior, entonces lo que puede estar sucediendo es que no se ha aprendido a priorizar, nos la pasamos resolviendo otros asuntos que tal vez al final, no sean tan trascendentes en nuestra vida, siendo cierto aquello de que “lo urgente no deja espacio para lo importante”.