19/05/2024
12:41 PM

El poder del “modo monje”: desconectar para conectar

  • 19 octubre 2023 /
Ismael Cala

En el vertiginoso mundo contemporáneo, donde la tecnología se ha entrelazado de manera inextricable en nuestras vidas, resulta imperativo aprender a desconectar para poder reconectar con nosotros mismos.

En este sentido, el “modo monje” se alza como una práctica esencial para recuperar nuestra concentración y productividad, permitiéndonos abordar una tarea a la vez con la profundidad y la atención que merece.

El término “modo monje” hace referencia a los monjes budistas, quienes se sumergen en sus actividades con una concentración total y sin distracciones. En la actualidad, esta práctica se ha adaptado a nuestro contexto tecnológico para contrarrestar la multitarea constante que nos bombardea. Este enfoque nos insta a apagar notificaciones, silenciar dispositivos y despejar nuestra mente de distracciones digitales mientras realizamos una tarea específica.

En un mundo donde la tecnología nos empuja a estar siempre conectados, esta práctica nos enseña la importancia de desconectar para recuperar la paz interior y la claridad mental.

La principal premisa del “modo monje” es sencilla: cuando te sumerjas en una tarea, dedica tiempo exclusivo a ella. Apaga el teléfono, cierra las pestañas del navegador y elimina cualquier distracción que pueda interrumpir tu flujo de trabajo.

Al hacerlo, te permites aprovechar al máximo tu capacidad cognitiva y creativa, lo que, a su vez, mejora la calidad de tu trabajo y te permite completar las tareas de manera más eficiente.

Además, esta práctica también tiene beneficios para la salud mental. El constante flujo de notificaciones y la atención dividida pueden causar agotamiento y estrés. Al practicar el “modo monje”, disminuimos la sobreestimulación digital y reducimos la ansiedad, lo que conlleva una sensación de bienestar y tranquilidad.

Implementar el “modo monje” no es tarea fácil en un mundo hiperconectado. Requiere de disciplina y autodeterminación para resistir la tentación de revisar el correo electrónico o las redes sociales a cada momento. Sin embargo, los resultados valen la pena. Al aprender a desconectar para reconectar, nos convertimos en artesanos de la concentración y la productividad. En un mundo donde la distracción es la norma, el “modo monje” se erige como un faro de enfoque y claridad en el mar de la tecnología.

Te escribo esta columna desde Bali, la denominada Isla de los Dioses y del budismo, esperando que podamos aprender de ellos eso de desconectar para conectar.