Más noticias

Mueren seis elefantes al caer en una cascada en Tailandia

Los paquidermos murieron ahogados intentando rescatar a una cría que cayó en una cascada.

Los elefantes murieron ahogados al intentar rescatar a la cría de la manada./EFE.
Los elefantes murieron ahogados al intentar rescatar a la cría de la manada./EFE.

Bangkok, Tailandia.

Guardabosques tailandeses intentan recuperar este lunes los cadáveres de seis elefantes, que murieron el sábado al caer por una cascada, mientras han logrado que otros dos miembros de la misma manada regresaran a la jungla.

Los operarios ha desplegado una gigantesca red trenzada con cuerdas en un punto del curso del río por debajo de donde actualmente se encuentran los cuerpos sin vida de los animales para recogerlos cuando lleguen hasta allí.

"Ahora hay que esperar a que la corriente arrastre los cuerpos hasta la red, lo que puede tomar entre 4 o 5 días o incluso menos si llueve mucho", apuntó a Efe Witthaya Hongwiangchan, director de Áreas Protegidas de la provincia de Prachinburi, donde tuvo lugar el incidente.



El funcionario tailandés apunta que cerca del dispositivo preparado para el rescate hay un amplio terreno donde está previsto celebrar un ritual religioso y cremar los cadáveres de los paquidermos.

Los seis elefantes salvajes, uno de los cuales era una cría de tres años, se despeñaron en la madrugada del sábado por la catarata Haew Narok, de unos 80 metros de altura y cuya traducción al español sería "el abismo del infierno".

Otros dos miembros de la misma manada (de 15 y 35 años) quedaron atrapados en el desfiladero, pero gracias a la labor de guardabosques y veterinarios pudieron regresar esta madrugada a su hábitat.

Vea: Estallido de violencia en Hong Kong por prohibición de máscaras en protestas

En 1992 en el mismo paraje tuvo lugar un incidente similar en el que perdieron la vida 8 elefantes, recordó Witthaya.

Según agrupaciones de protección animal, unos 3,000 elefantes salvajes viven en la actualidad en los bosques de Tailandia amenazados por la creciente deforestación, en comparación con los 300,000 paquidermos que poblaban el país hace más de un siglo.

Antiguamente miles de elefantes eran usados en la industria maderera, pero cuando la actividad se prohibió en 1989 los paquidermos comenzaron a ser exhibidos en las calles para pedir limosna y utilizados en espectáculos destinados al turismo. EFE