Gobierno y las Farc firman hoy el renovado acuerdo de paz

Luego de la firma del acuerdo definitivo de paz, el Congreso tendrá que refrendarlo.

El presidente Juan Manuel Santos volverá a firmar junto con el líder de las Farc, Rodrigo Londoño (Timochenko). Foto: APF
El presidente Juan Manuel Santos volverá a firmar junto con el líder de las Farc, Rodrigo Londoño (Timochenko). Foto: APF

Bogotá, Colombia.

Colombia se alista para firmar hoy, en una ceremonia de bajo perfil, el acuerdo definitivo de paz con las Farc, que será refrendado por el Congreso tras el rechazo del pacto original en un plebiscito el mes pasado.

Este día, poco antes de mediodía, en un pequeño pero legendario teatro de Bogotá, el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Farc, Rodrigo Londoño (“Timochenko”) rubricarán el nuevo pacto, renegociado para incluir propuestas de la oposición tras su victoria en las urnas.

El protagonismo pasará luego al Congreso, que deberá aprobarlo y será clave en su implementación.

El anuncio el martes por el gobierno y las Fuerzas Armadas de Colombia (Farc, marxistas) de que la refrendación quedaba en manos del Congreso, donde el oficialismo tiene mayoría, dejó sectores insatisfechos, en particular, al partido Centro Democrático, del expresidente y actual senador Álvaro Uribe.

Esa formación política aseguró ayer en un comunicado que se da un “golpe a la democracia al negar” la refrendación popular. “Esta decisión desconoce el triunfo del ‘No’” en el plebiscito del 2 de octubre, dijeron.

El uribismo insiste en introducir más cambios al pacto, además de los ya operados, como el inventario de bienes que las Farc deberá entregar para reparar víctimas o el reporte detallado sobre su participación en el narcotráfico.

Centro Democrático, que anunció próximas acciones de calle, sigue rechazando que guerrilleros culpables de delitos atroces puedan presentarse a cargos de elección antes de cumplir sus penas.

Gobierno y Farc han tildado de “frágil” el cese bilateral mientras no entre en vigencia todo el acuerdo, especialmente tras conocerse la semana pasada la muerte de dos guerrilleros en supuestos combates con el Ejército y el reciente asesinato de varios líderes sociales.

LC negociaciones 241116(1024x768)

La Prensa