18/04/2024
01:53 AM

Sector bancario hondureño se mantiene estable

  • 03 abril 2024 /

El sistema bancario hondureño no presentará distorsiones significativas del mercado y se encuentra en una mejor posición que el del El Salvador, según Standard & Poor’s

San Pedro Sula, Honduras.

El sector bancario hondureño se muestra estable y no se enfrentará a distorsiones significativas en los próximos dos años, según la calificadora de riesgo Standard & Poor’s.

En su último informe Banking Industry Country Risk Assessment (Análisis de Riesgos de la Industria Bancaria por País), Standard & Poor’s le concede a Honduras la calificación de 8 al riesgo económico y le otorga 7 al riesgo de la industria.

Honduras tendrá un crecimiento económico este año entre 3.5% y 4.5%

Esas mismas calificaciones las ha mantenido Standard & Poor’s para Honduras y con ellas al país dentro del grupo 8, el cual está integrado esta vez por Armenia, Azerbaiyán, Jordania, Kazajistán, Uzbekistán, Costa Rica, Jamaica y Paraguay.

Para este informe que publica periódicamente, Standard & Poor’s analiza la situación de la industria bancaria en más de 80 países y, según las calificaciones que alcancen en la evaluación de riesgo país de la industria, los distribuye en diez grupos.

Antes de Covid-19, en el informe del 30 de diciembre de 2019, Standard & Poor’s le concedió las calificaciones 8 (riesgo económico) y 7 (riesgo de la industria) y lo mantuvo en el grupo 8. En el reporte del 28 de abril de 2023, le otorgó las mismas notas.

En una escala de 1 a 10, los países que están más próximos a 10 enfrentan un mayor riesgo. Los más cercanos a 1, menor riesgo. Con las mejores calificaciones se destacan, Suiza, Finlandia, Austria, Noruega, Luxemburgo, Bélgica, Liechtenstein, Hong Kong, Canadá y Singapure.

Honduras tuvo $1.076,4 millones en inversión extranjera en 2023

Honduras está en una mejor posición que El Salvador. El vecino país, ubicado en el grupo 9, recibió las calificaciones 9 (riesgo económico) y 8 (riesgo de la industria), de acuerdo con el informe de Standard & Poor’s, actualizado el 24 de marzo.

En el informe para Honduras, Standard & Poor’s plantea que “la estrecha diversificación de la economía de Honduras, su alto nivel de pobreza y un gran sector informal restringen el acceso al crédito” dice, además, que “el estado de derecho y las instituciones políticas débiles, así como la alta percepción de corrupción siguen planteando riesgos para la resiliencia de la economía”.

“Aunque es probable que las finanzas públicas de Honduras se mantengan en gran medida estables en los próximos dos años después de la reducción del déficit fiscal del gobierno general el año pasado, consideramos que la infraestructura física limitada y la vulnerabilidad a los shocks externos seguirán limitando el crecimiento económico del país para mejorar la situación económica de la población”, dice.

Por otro lado, según Standard & Poor’s, “el sistema bancario seguirá expandiendo el otorgamiento de créditos a aproximadamente 12% en los próximos dos años, manteniendo al mismo tiempo los activos improductivos en línea con los de países con un riesgo económico similar, entre 2.3% y 2.5% durante 2024-2025”.

La regulación bancaria de Honduras, de acuerdo con Standard & Poor’s, “sigue estando rezagada respecto a los estándares internacionales. El regulador bancario está proponiendo algunas iniciativas para alinearse con las normas de Basilea III. Sin embargo, es una implementación muy lenta en comparación con la de otros países de América Latina”.

“Consideramos que a Honduras le tomará al menos varios años implementar en su totalidad las normas de Basilea III. El sistema bancario hondureño está fondeado principalmente a través de una amplia y bien diversificada base de depósitos de clientes, aunque su limitada gama de alternativas de fondeo, incluyendo el estrecho y poco profundo mercado de capital y de deuda, dan como resultado una modesta flexibilidad financiera de todo el sistema. Esperamos que el sector bancario ofrezca principalmente productos bancarios simples y tradicionales; por lo tanto, no esperamos distorsiones significativas del mercado en los próximos dos años”.

Tendencias del riesgo económico y de la industria

Nuestra tendencia del riesgo económico para los bancos que operan en Honduras se mantiene estable. En nuestra opinión, el segmento de préstamos corporativos seguirá impulsando el crecimiento del crédito en los próximos 12 a 24 meses. Además, el alto nivel de remesas provenientes de Estados Unidos respaldará los segmentos de préstamos minoristas y de consumo.

Sin embargo, el nivel de ingresos persistentemente bajo de una gran parte de la población y el aumento de los precios seguirán obstaculizando la capacidad de pago de los hogares y podrían ampliar las pérdidas crediticias.

En nuestra opinión, los factores que podrían mejorar las condiciones económicas del país (mayores ingresos de los hogares a través de una mayor capacidad de pago de la deuda, así como una cultura de pago y un estado de derecho más sólidos) sólo se materializarán en el largo plazo.

La tendencia del riesgo de la industria de Honduras se mantiene estable. Si bien el regulador financiero nacional continúa desarrollando reglas para implementar gradualmente los estándares internacionales en el país, estimamos que Honduras todavía tiene un largo camino para implementar en su totalidad los estándares internacionales de Basilea III.

Asimismo, esperamos que la estructura de fondeo del sistema se mantenga sin cambios en los próximos dos años, gracias a una estable y diversificada base de depósitos. Además, prevemos que las distorsiones del mercado en el sector bancario hondureño, derivadas de la influencia del gobierno o de la banca paralela, se mantendrán bajas durante los próximos 12 meses.