20/04/2024
01:38 AM

Protestas del SANAA se enfilan hacia Casa Presidencial

  • 13 noviembre 2023 /

Los 686 empleados del SANAA afectados afirman que están en calamidad debido a incumplimiento de pagos. Para ejercer presión anuncian una huelga de hambre

Tegucigalpa, Honduras.

Las protestas protagonizadas por los empleados del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), para exigir el pago de salarios atrasados, se extenderán a partir de mañana frente a Casa Presidencial.

Durante la protesta que realizaron ayer en la primera avenida de Comayagüela, Julio Pozo, presidente del sindicato, anunció que iniciarán una huelga de hambre.

“Ya tenemos todo preparado, el miércoles a partir de las 10:00 de la mañana se inicia la huelga de hambre”, anunció.

El sindicalista enfatizó que para saldar la deuda de cuatro meses de salario a 686 empleados se requieren 52 millones de lempiras.

Acuerdo

La cifra revelada saldrá de la Secretaría de Salud (Sesal) ya que hay un acuerdo firmado por el titular de esa entidad, José Matheu, sin embargo el documento no tiene efecto ni valor sin la firma de la presidenta Xiomara Castro.

Sobre ese tema, Pozo lamentó la apatía y falta de voluntad política pues el documento, que mandó la Secretaría de Finanzas, para dirigir fondos de la Sesal al SANAA ya está en poder del Ejecutivo.

“Nos han engañado, mandaron policías porque ofrecen gasearnos. No es posible que pase eso en ‘el gobierno socialista democrático’ de la presidenta, anduvimos en las calles para que llegara al poder. Hoy nos tratan con desprecio”, lamentó mientras decenas de llantas ardían en la primera avenida de Comayagüela.

De acuerdo con los empleados, que ya se declaran en calamidad doméstica, es injusto que desde el gobierno en lugar de mandarles los pagos les envíen “gas y toletes” cortesía de la Policía Nacional.

“Pónganse en nuestro lugar, ¿qué harían ustedes si no les pagaran?, ustedes también son pueblo”, manifestó uno de los empleados hacia los agentes policiales.

Hay que destacar que pese a la amenaza de desalojo, este no se concretó y la toma finalizó sin acciones represivas contra los manifestantes y empleados del SANAA