TEGUCIGALPA.

Con la incorporación de 100,000 pruebas rápidas y 10,000 pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés), se agilizará la toma de muestras a pacientes sospechosos de COVID-19.

Además, las autoridades de la Secretaría de Salud aseguran que con la ayuda de laboratorios privados en el análisis de muestras y el funcionamiento del laboratorio de virología en San Pedro Sula, se aumentará el número de test en el país.

“El Gobierno no ha adquirido por ahora pruebas rápidas. Hemos obtenido donaciones como las del Banco Centroamericano de Integración Económica que eran de PCR. A esas 26,000 pruebas les faltaba el kit de extracción, pero desde hoy (ayer), se dispondrán para trabajar en San Pedro Sula en la extensión del laboratorio nacional con el equipo completo”, explicó Nery Cerrato, viceministro de Salud.

Priorización de las PCR
Según los lineamientos de la Secretaría de Salud, la prioridad mayor la tienen los trabajadores de la salud, así como casos sospechosos hospitalizados con manifestaciones graves o críticas y los primeros casos sospechosos de un brote en un entorno cerrado. Prioridad media la tienen los hospitalizados con manifestación clínica moderada y la prioridad menor es para casos sospechosos ambulatorios leves y pacientes hospitalizados clínicamente recuperados.
Con la agilización para procesar las pruebas, las autoridades calculan que los resultados estarán en menos tiempo que el actual. “En un plazo no mayor a los diez días deberíamos estar haciendo 400 pruebas de diagnóstico definitivo para todo el territorio nacional, esto eliminará la mora en el procesamiento de la prueba y va a permitir que los diagnósticos los podamos obtener en un plazo máximo de 48 horas”, agregó Cerrato.

Otras pruebas

Los kits que proporcionó el BCIE están siendo utilizados en laboratorios privados, pero Honduras ha solicitado en calidad de compra 250,000 pruebas más para diagnosticar a pacientes sospechosos de COVID-19.

“Se importaron los kits de extracción para las muestras que donó el Banco. Algunos de ellos están siendo utilizados por laboratorios privados y sabemos que Honduras ha pedido más pruebas de PCR”, explicó Dante Mossi, presidente del BCIE.

26,000
Pruebas donadas del BCIE Están siendo utilizadas por los laboratorios privados para acelerar el proceso y eliminar la mora de procesamiento de pruebas
La Secretaría de Salud ha determinado algunos lineamientos para la aplicación de las pruebas rápidas y también ha establecido acuerdos con laboratorios privados para que ellos procesen también las pruebas de PCR.

“El Gobierno no ha adquirido pruebas rápidas, sí adquirió el Instituto Hondureño de Seguridad Social que compró 10,000 pruebas de manera inicial a un laboratorio canadiense, las que tuvieron la aprobación de ARSA”, dijo el viceministro de Salud.

Las pruebas PCR en tiempo real son pruebas diagnósticas, y las rápidas son pruebas presuntivas y sugestivas, por lo que siempre tienen que aplicarse PCR para dar un diagnóstico definitivo a los pacientes sospechosos.