Damnificados de tormentas llevan la Navidad a sus refugios

El humilde nacimiento está entre los hogares de plástico frente a La Lima en donde hay unos 500 damnificados.

La familia Morales perdió sus pertenencias, pero no el espíritu navideño. En La Lima hay ambiente de la temporada.FOTOS:MELVIN CUBAS
La familia Morales perdió sus pertenencias, pero no el espíritu navideño. En La Lima hay ambiente de la temporada.FOTOS:MELVIN CUBAS

LA LIMA.

Estar en una covacha frente a su colonia, la Martínez Rivera que aún permanece bajo el agua, no le quita el espíritu navideño a la familia Morales Rosado que perdió todo por las inundaciones de Eta y Iota.

Unos 500 pobladores de La Lima se alojan en el bulevar, pero entre tantos rostros de tristeza sobresale un nacimiento que da emoción y esperanza a algunos damnificados.

Un pequeño pino navideño decorado con esferas rojas, muñecos de trapo y una estrella plateada; y un pesebre aún cubierto de lodo y adornado con muñequitos de plástico sobre una alfombra de aserrín es lo que para esta humilde familia representa el verdadero sentido de la Navidad.

Faustino Morales Rosado es el joven que tomó la iniciativa de hacer el nacimiento. A pesar de que su vivienda aún está inundada, entró en la casa y entre el lodo buscó la decoración navideña para llevarla hasta su hogar temporal.

ar-navidad10-161220(800x600)

No pierden la fe

Marina Rosado manifestó entre lágrimas que su hijo siempre le ha servido de inspiración y por eso “ahora tenemos el espíritu navideño más fuerte que nunca y no lo perderemos. Como dice una alabanza, de esto nos levantaremos y solo lo haremos por medio de Jesús”.

En su pequeña morada cubierta con plástico, Marina tiene lo necesario para sobrevivir; sin embargo, para la Nochebuena aún no sabe qué comerá con su familia.

Apela al buen corazón de las personas y da su número por si quieren contactarla: 9515-0893.

ar-navidad3-161220(800x600)

Aleyda Manzanares es otra de las damnificadas que admira el humilde nacimiento, y manifestó que a pesar de que perdieron todo, Dios siempre da alegría a sus corazones.

“La Navidad es una fecha importante y aunque muchos no quieren que se llegue la noche del 24 de diciembre, tenemos que ser fuertes y celebrar que estamos con vida y con nuestras familias”.

En el centro de La Lima también hay ambiente navideño con ventas de la temporada.

ar-navidad7-161220(800x600)
La Prensa