Obesidad por mala alimentación

El síndrome metabólico es un conjunto de enfermedades que afectan al hombre.

  • 14 oct 2012 / 10:10 AM

El dicho de que estar gordido es estar sano, ya no es así, sino que es un factor alarmante que afecta la salud de un hombre ya sea joven, adulto o de la tercera edad. Ahora, esta condición refleja una enfermedad.

El aumento de peso corporal es causada por un estilo de vida donde se sigue una alimentación no sana y se realiza poca o ninguna actividad física.

La obesidad a nivel mundial se ha convertido en un serio problema de salud pública, ya que desarrolla el síndrome metabólico, en la cual se involucran otras enfermedades como la diabetes e hipertensión arterial que ponen en riesgo la vida de la persona.

Algunos estudios sugieren que el síndrome metabólico esta relacionado estrechamente al metabolismo de un individuo o cómo este procesa la alimentación. Cuando se comienza acumularse esa grasa en el abdomen, es la señal de alarma.

La nutricionista Danori Carbajal, indica que un 40% de la población hondureña padece de sobrepeso u obesidad, lo cual condiciona la aparición del síndrome metabólico. En el hombre el porcentaje es de 10% y el resto en la mujer, cabe recordar que la fémina tiene en su cuerpo más tejido adiposo.

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa principalmente en la zona abdominal. “Esa grasa abdominal o visceral es la más peligrosa, ya que produce la resistencia a la insulina y el aumento de estas en las arterias pueden provocar problemas de diabetes, cardiacos y ACV (accidente cerebrovascular)”, explica la doctora Erika Aguilar.

Para establecer si una persona padece de sobrepeso u obesidad se toma la medida de su abdomen: una máxima perimetral del abdomen de 94 centímetros en el hombre, si pasa de esos parámetros existe una obesidad, la cual debe ser tratada inmediatamente, indicó la endocrinóloga ónix Arita.

Conjunto

Arita comentó que el síndrome metabólico se produce principalmente por la obesidad y otros factores como la hipertensión arterial y el alto nivel de glucosa o azúcar en la sangre.

Otros factores que contribuyen al desarrollo del síndrome metabólico son: un perfil anormal de los lípidos o dislipidemia, que es el aumento del colesterol LDL o colesterol malo.

Además altos niveles de los triglicéridos, sobrealimentación, sedentarismo y el estrés. Si usted tiene uno o más factores de riesgo sufre de esa enfermedad.

Problemas sexuales

Erika Aguilar expresó que la grasa no solo se deposita en la pared muscular anterior, donde se forman las famosas “llantitas” que sobresalen del cuerpo, sino que también se acumula la grasa visceral por dentro, la cual puede producir el hígado graso que lleva más problema a la salud.

Aguilar explicó que los problemas que puede ocasionar en el hombre el síndrome metabólico es la disminución de la hormona testosterona, por lo que se produce un aumento de las mamas.

También presenta una disminución de los órganos sexuales masculinos y del volumen de esperma, teniendo como consecuencia problemas de fertilidad. “El hombre puede tener problemas durante sus relaciones íntimas con su pareja”, explicó.

Danori Carbajal dijo que la obesidad aumenta el riesgo de cáncer y produce el envejecimieto del paciente. El síndrome metábolico se debe tratar de forma multidisciplinaria, “el enfoque debe estar en bajar de peso por medio de una dieta y ejercicios. Uso de medicamentos para tratar los demás factores”. El estar en un sobrepeso u obesidad, no solo afecta su apariencia física sino que también su organismo, es una bomba de tiempo.

Tipo de obesidad

La obesidad androide, central o abdominal (en forma de manzana): el exceso de grasa se localiza en la cara, el tórax y el abdomen. Se asocia a un riesgo de dislipidemia, diabetes, mal cardiovascular.

Obesidad tipo pera invertida: es la más dañina, se acumula en el cuello, hombros y sector superior del abdomen. Se asocia con el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, ateroesclerosis e insolunorresistencia.

Obesidad o panza tipo delantal presentala acumulación de la grasa en la zona central, pero una buena parte de esta cae sobre el vientre. Presenta riesgo de enfermedades cardiovasculares e hipertensión.

Famosos obesos

Jack Black se llama Thomas Jacob Black es un actor, cómico y músico estadounidense de origen hebreo. Jack Black tiene problemas para mantener su peso ideal, por lo que presenta una obesidad tipo manzana, ya que la grasa se le acumula en la cara, abdomen y tórax con riesgo de desarrollar la diabetes y males cardiovasculares. Es uno de los cómicos favoritos de Estados Unidos.

Kevin James su verdadero nombre es Kevin George Knipfing. El actor ha participado en varias series y películas cómicas. Ha tenido problemas de sobrepeso, para él es muy difícil mantener su peso normal. El tipo de obesidad que padece es la delantal, que es la acumulación de la grasa en la zona central, pero una buena parte de esta cae sobre el vientre. Presenta riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Homero Simpson es uno de los personajes de la serie de televisión de dibujos animados “Los Simpson”. En algunos de sus capítulo se ha hablado sobre los problemas de sobrepeso que sufre Homero, producida por consumir comida grasosa, beber cerveza y el sedentarismo, lo que le ha llevado a sufrir infartos al corazón. Homero es alguien que “se dedica a su estómago”. Su complexión física es la de un hombre descuidado.

Millones

Según la OMS existen mil millones de adultos que tienen sobrepeso y 300 millones son obesos. Si no se actúa, esta cifra superará los 1,500 millones en 2015.

1 hora

Es importante realizar una hora diaria de ejercicio durante cinco días para lograr disminuir de peso.

Calorías

El aumento del consumo de alimentos muy ricos en calorías sin un aumento proporcional de la actividad física produce un aumento de peso.

Comida sana se debe seguir la pirámide alimenticia para lograr ingerir comida sana y evitar el aumento de peso, comentó la nutricionista Danori Carbajal. La pirámide está dividida en su base: los carbohidratos que están compuestos por pastas, arroz, tubérculos, raíces y cereales integrales puede ingerirlo en cinco a nueve porciones diarias. El segundo nivel, las verduras y legumbres deben consumirse en cuatro porciones diarias. Ingerir frutas de tres a cinco porciones al día. Las proteínas están en los lácteos descremados, carnes, huevos y leguminosas.

Carnes y huevos ingiera una o dos porciones diarias. Las leguminosas una porción. Los lácteos tres porciones diarias. En la punta, el aceite, azúcares y dulces. El aceite debe ser vegetal, evite la manteca y las grasas trans. Los dulces y azúcares una porción de vez en cuando. Carbajal explicó que el plato de comida debe dividirse en tres partes: un tercio del plato llevará verduras y frutas. El resto dividido en proteínas y carbohidratos.