TEMAS DESTACADOS

Compartir la cama con el bebé es peligroso y no estimula el 'apego', muestra un estudio

Mientras los padres interactúen durante el día con su bebé, no debería haber ninguna preocupación sobre su vínculo o apego

The New York Times.

Compartir la cama con su bebé por la noche siempre ha sido tema de un debate acalorado: la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) lo desaconseja, y recomienda compartir la habitación, pero no la cama, mientras que otros promueven esta práctica como parte de una idea llamada crianza con apego.

Un estudio reciente ha encontrado ahora que compartir la cama no consiguió aumentar el vínculo entre la madre y su hijo.

PARA SABER
En las recomendaciones de sueño seguro enumeradas en su sitio web, la AAP señaló que 3,500 bebés fallecen cada año en Estados Unidos debido a muertes relacionadas con el sueño. Si bien la AAP recomienda no compartir cama, eso no significa que los bebés deban dormir en una habitación diferente. El grupo también recomienda que los bebés duerman en su cuna en la misma habitación que sus padres durante al menos seis meses.
'Quería estudiar este tema debido a que este es uno de los asuntos más controvertidos en la investigación sobre el sueño infantil', dijo Ayten Bilgin, profesora de psicología del desarrollo de la Universidad de Kent, en Inglaterra.

LEA: La testosterona podría influir en la gravedad de la covid-19 en hombres

'Nuestro principal hallazgo es que compartir la cama con los padres durante los primeros seis meses no afecta al apego de seguridad del bebé y de la madre, y tampoco al vínculo de la madre con el bebé', afirmó Bilgin.

Los resultados

El estudio analizó los datos de 178 bebés y sus padres a partir de una combinación de cuestionarios y de visitas en persona a término, y de nuevo a los tres, seis y 18 meses.

El estudio no encontró asociaciones entre compartir la cama con el bebé durante los primeros seis meses y el vínculo materno, el vínculo entre el bebé y la madre, la crianza sensible y los resultados del comportamiento del bebé (como los niveles de atención, la hiperactividad y la persistencia en las tareas a los 18 meses).

Estos hallazgos, que se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics, pueden contribuir a disminuir las preocupaciones de los padres en el momento que eligen no compartir la cama con su bebé. 'Creo que mientras los padres interactúen durante el día con su bebé, no debería haber ninguna preocupación sobre su vínculo o apego', planteó Bilgin.

Los investigadores dijeron que se ha realizado poca investigación sobre esta área, y que las evidencias son bastante contradictorias. También apuntaron que alrededor de un tercio de todos los padres de este último estudio compartieron la cama con su bebé de forma ocasional o la mayoría de las noches durante los primeros 18 meses de vida, debido a la facilidad para la lactancia y para lidiar con el despertar nocturno.

La postura de March of Dimes es también que el lugar más seguro para que un bebé duerma es en un moisés o una cuna, señaló el Dr. Rahul Gupta, vicepresidente sénior y director médico y de salud de March of Dimes. Los bebés múltiples deberían colocarse en sus propios moisés o cunas, sin compartir el espacio. Los bebés siempre deben colocarse boca arriba para dormir. La cama debe de ser firme. Los posicionadores, los protectores de cuna, la ropa de cama suelta, los juguetes y otros objetos blandos no deben estar en la cuna.

'Es realmente importante que no compartir cama no equivalga a no compartir la habitación', afirmó Gupta.

'Es una forma sencilla de decir que, solo porque el bebé no esté en su cama, no significa que el bebé no esté con usted. Y darle al bebé su propio espacio para dormir, hacerlo seguro, tranquilo y cómodo es a veces lo mejor que puede hacer por su bebé, y a la vez estar allí', añadió.