El cerebro reacciona mejor a los estímulos positivos.
El cerebro reacciona mejor a los estímulos positivos.

El cerebro humano está alerta a los gritos de alegría

Las áreas del cerebro involucradas en las emociones y la memoria, entre ellas las regiones frontal, auditiva y límbica, estuvieron mucho más activas durante los gritos positivos

The New York Times.

Los gritos tienen diferentes significados para el cerebro, y es probable que se responda más rápido a los gritos de alegría que a los de ira o miedo, sugiere un estudio reciente.

Las investigaciones anteriores se han centrado, en gran medida, en los gritos provocados por una alarma o por el miedo.

En este estudio, un equipo de la Universidad de Zúrich, en Suiza, analizó el significado que hay detrás de los diferentes gritos de los humanos, e identificó seis tipos emocionalmente distintos: el dolor, la ira, el miedo, el placer, la tristeza y la alegría.

LEA: El 70% de los diabéticos muere por enfermedades cardiovasculares

"Nos sorprendió el hecho de que los oyentes respondieran de forma más rápida y precisa, y con una mayor sensibilidad neuronal, a los gritos positivos y no alarmantes que a los gritos de alarma", dijo Sascha Frühholz, responsable del estudio y profesor del Departamento de Psicología de la universidad.

Las pruebas lo confirman

Para observar cómo respondían las personas, los investigadores hicieron que 12 voluntarios produjeran gritos positivos y negativos que podrían desencadenarse en distintas situaciones.

Otros participantes calificaron la naturaleza emocional de los gritos y los clasificaron en diferentes categorías. Mientras escuchaban, se sometió a los participantes a un escáner cerebral para observar cómo percibían, reconocían, procesaban y categorizaban los sonidos.

Las áreas del cerebro involucradas en las emociones y la memoria, entre ellas las regiones frontal, auditiva y límbica, estuvieron mucho más activas durante los gritos positivos que durante los gritos de alarma, afirmó Frühholz.

Antes se creía que el cerebro de los humanos y otros primates estaba particularmente ajustado para reconocer las señales de amenaza y peligro en forma de gritos.

Pero estos hallazgos muestran que los gritos humanos se han diversificado más a lo largo de nuestra evolución.

"Es muy posible que solo los humanos griten para señalar emociones positivas, como una gran alegría o el placer. Y a diferencia de las llamadas de alarma, los gritos positivos se han vuelto, con el tiempo, cada vez más importantes", señaló Frühholz en un comunicado de prensa de la universidad.

Esto puede haber sido provocado por las demandas de comunicación mutua en unos entornos sociales cada vez más complejos, concluyeron los investigadores.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 13 de abril de la revista PLOS Biology.

comentarios