¿Sabe que es un oxímetro de pulso? esto le advertirá sobre uno de los síntomas de la COVID-19

El aparatito, que lo venden en las farmacias, sirve para medida la cantidad de oxígeno en la sangre le alerta sobre un posible contagio del virus. En EE.UU, ya agotaron las existencias.

The New York Times

Aunque muchas personas quizá ni sepan qué son los oxímetros de pulso, los minúsculos dispositivos están desapareciendo con rapidez de las farmacias ante la preocupación por la COVID-19 de las personas con un riesgo alto.

Esto se debe a que realizan una función esencial, al medir la concentración de oxígeno en la sangre. ¿Cómo? Simplemente se introduce el dedo de un paciente para obtener una medición.

Un nivel saludable de "saturación de oxígeno" en la sangre normalmente mide de un 95 a un 100 por ciento en un oxímetro de pulso, y las mediciones por debajo del 90 por ciento se consideran peligrosamente bajas.



Como la falta de aliento es un síntoma clave de la COVID-19 grave, muchas personas compran oxímetros de pulso como dispositivos de "advertencia temprana" para monitorizar los niveles de oxígeno en la sangre, por si necesitan oxígeno suplementario en un hospital.

Según un informe reciente de CNN, el viernes pasado los oxímetros de pulso se habían agotado en los sitios web de CVS y Walgreens, unas importantes cadenas de farmacias.

Las ventas se dispararon después de que el New York Times publicara el viernes pasado un artículo de opinión de un médico de emergencias, el Dr. Richard Levitan. Levitan, que trabaja en Littleton, Nuevo Hampshire, fue voluntario durante 10 días hace poco en el Hospital de Bellevue, en la ciudad de Nueva York. Observó a pacientes con COVID-19 que no sentían falta de aliento y que tenían unos niveles descendientes de oxígeno. Levitan sugirió que los dispositivos podrían ofrecer a las personas confinadas en casa con la COVID una advertencia temprana de que necesitan tratamiento en un hospital.

La falta grave de aliento es un indicador clave de que una persona que está en casa con la COVID-19 debe dirigirse a emergencias. Pero un especialista pulmonar, el Dr. Len Horovitz, dijo que la intensidad de la falta de aliento puede variar mucho entre los pacientes.

De hecho, comentó, "los informes clínicos recientes revelan que los pacientes con COVID-19 podrían tener una desaturación de oxígeno significativa (de menos de un 8 por ciento) y sin embargo parecer que pueden hablar bien sin mostrar falta de aliento".

"Por este motivo, sería útil si esos pacientes pudieran monitorizar su saturación de oxígeno, de forma que si cae por debajo de 80 y pico o menos, puedan usar oxígeno suplementario [en un hospital]", indicó Horovitz, que trabaja en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Los oxímetros de pulso ya se usan de forma estándar en los hospitales y los consultorios médicos de todo el país. Pero un médico que realizó declaraciones a CNN enfatizó que las personas no deben confiar en un oxímetro de pulso para determinar si están infectadas con el nuevo coronavirus.

"Si la pregunta es si sería un buen indicador temprano de que alguien tiene una infección con la COVID-19, probablemente diría que no", comentó el Dr. J. Randall Curtis, profesor de medicina pulmonar y de la atención crítica de la Universidad de Washington. Esto se debe a que las reducciones en los niveles de oxígeno en general ocurren solo después de que la COVID-19 ha avanzado a una etapa más grave, mucho después de que ocurren los síntomas iniciales, como una fiebre alta o una tos seca.

Pero una vez la COVID-19 entre leve y moderada se establece, algunos pacientes podrían beneficiarse de un oxímetro de pulso, planteó el Dr. Eric Cioe-Pena, director de salud global de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York.

"Si el nivel en un oxímetro de pulso es de menos de un 90 por ciento, es una señal preocupante y un buen motivo para ir al departamento de emergencias del hospital", enfatizó. Pero cree que no todos los estadounidenses tienen que apresurarse a conseguir uno de los dispositivos, que en general cuestan unos 50 dólares.

"Los oxímetros de pulso son adecuados para los pacientes con COVID-19 que tienen factores de riesgo de una enfermedad grave, como problemas cardiacos o pulmonares, diabetes, o los que tienen a partir de 60 años", dijo Cioe-Pena. "No son adecuados para las personas jóvenes y sanas".

Horovitz dijo que el uso de un oxímetro de pulso también puede conllevar una desventaja psicológica: "la revisión obsesiva, como hacen los pacientes con la temperatura".

El acaparamiento también es otro problema, comentó, a medida que las personas que no necesitan este tipo de monitorización compren oxímetros de pulso.

Además, muchos factores pueden reducir la precisión de un oxímetro de pulso estándar. En declaraciones a CNN, el Dr. David Hill mencionó el esmalte de uñas, las uñas artificiales, las manos frías y la mala circulación como interferencias posibles con la precisión del dispositivo.

"Un motivo para no animar a todo el mundo a comprar uno es que hay unas probabilidades más altas de tener lecturas bajas falsas en una población normal", añadió Hill, médico pulmonar y de atención crítica de Waterbury, Connecticut, y vocero de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). "Entonces, esas personas llamarán al médico o irán a las salas de emergencias, que ya están ocupadas, por algo que potencialmente no es nada".

comentarios