¿Es paciente cardiaco? Manténgase controlado y cuídese del Covid-19

Es esencial que las personas hipertensas o con males cardiacos no dejen de tomar sus medicamentos

The New York Times.

Las personas con hipertensión y enfermedad cardiaca podrían ser vulnerables a las complicaciones con la COVID-19, advierten expertos cardiacos.

Casi la mitad de los estadounidenses tienen hipertensión, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Basándose en el conocimiento actual, las personas mayores "con enfermedad cardiaca o hipertensión podrían ser más susceptibles al coronavirus, y más propensas a desarrollar unos síntomas más graves. Esto significa que es esencial que sigan las orientaciones sobre mantener las otras afecciones bien controladas y mantener una buena salud e higiene", enfatizó la AHA en un comunicado de prensa.

Los datos de Wuhan, China, muestran una tasa de mortalidad del 10.5 por ciento entre las personas con COVID-19 que también tienen una enfermedad cardiaca, de un 7.3 por ciento entre las que tienen diabetes, de un 6.3 por ciento entre las que tienen enfermedades respiratorias, y de un 6 por ciento entre las que tienen hipertensión.

Algunas personas se preguntan si los medicamentos para la presión arterial o el corazón podrían hacer que las personas con COVID-19 enfermen más, de forma que la AHA, la Sociedad Americana de la Insuficiencia Cardiaca (Heart Failure Society of America) y el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology) publicaron unas directrices hace poco.

Haga esto

No deje de tomar sus recetas de inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) ni de bloqueadores del receptor de la angiotensina (BRA) para la hipertensión, la insuficiencia cardiaca o la enfermedad cardiaca, señalaban las directrices.

Esos medicamentos no aumentan el riesgo de contraer la COVID-19, y son esenciales para mantener los niveles de presión arterial, con el objetivo de reducir el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y de un empeoramiento de las enfermedades del corazón.

Los pacientes que tienen enfermedad cardiaca con COVID-19 deben ser evaluados por su proveedor de atención de la salud antes de parar o agregar medicamentos, añadían las directrices. Cualquier cambio en los medicamentos se debe basar en las más recientes evidencias científicas y en la toma de decisiones compartidas.

Algunos fármacos y complementos sin receta pueden aumentar la presión arterial, entre ellos algunos analgésicos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el naproxeno (Aleve) y el ibuprofeno (Advil, Motrin), y también los descongestionantes.

Las personas con problemas cardiacos deben evitar o limitar el uso de esos fármacos, sobre todo si su presión arterial no está bajo control. Los medicamentos sin receta como el acetaminofén (Tylenol) tienen menos probabilidades de aumentar la presión arterial. Pregunte a su médico sobre otros medicamentos de venta libre.

Las personas que toman medicamentos recetados para la salud mental, corticosteroides, pastillas anticonceptivas, inmunosupresores y algunos medicamentos para el cáncer deben monitorizar su presión arterial para asegurarse de que esté bajo control, aconseja la AHA.

Que no hacer

Un exceso de alcohol y cafeína puede incrementar la presión arterial, y las personas con hipertensión deben evitar o limitar su consumo de ambas sustancias.

Algunos suplementos y remedios caseros supuestamente naturales quizá no sean seguros. Por ejemplo, los complementos herbales de regaliz pueden aumentar la presión arterial, señaló el grupo.

La AHA también recomienda que las personas con hipertensión y enfermedad cardiaca tengan suficientes medicamentos recetados para que les duren un periodo largo, o que averigüen si pueden obtener un suministro mayor que lo normal.

También es importante acudir a las citas médicas de seguimiento. Los consultorios de algunos médicos ofrecen visitas virtuales cuando es factible.

comentarios