Picture of overweight woman looks tired after jogging on the road while wiping her sweat
Picture of overweight woman looks tired after jogging on the road while wiping her sweat

La obesidad va más allá de esos "atracones" de comida

Ciudad de México.

Padecer obesidad no es sinónimo de flojera. Esta enfermedad se presenta por varios factores, es complicada de atender y no existe una fórmula mágica para tratarla, coinciden especialistas en salud.

Combatir el sobrepeso sólo con dieta y ejercicio no siempre es suficiente ni ha dado los resultados adecuados en algunos pacientes, afirma Fernando Pérez Galaz, director de la Clínica de Obesidad del Hospital Ángeles Roma.

LEA: ¡Alto! la obesidad sale cara pero prevenirla vale la pena

"Hay pacientes que no logran perder peso porque esta enfermedad daña los mecanismos controladores del peso. Cuando hay obesidad en el abdomen, el adipocito de la zona abdominal secreta hormonas que evitan que haya una pérdida de peso cuando un paciente está solamente con dietas", explica.

1900
Millones
de adultos de 18 o más años en todo el mundo tenían sobrepeso en 2016, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.

Esto puede frustrar a las personas, sostiene, porque a pesar de hacer grandes esfuerzos para bajar de peso, no lo logran por esas hormonas.

Además, otras enfermedades pueden causar obesidad, como los problemas de tiroides, el síndrome de ovario poliquístico y la apnea del sueño, explica.

"Existen muchas enfermedades que se asocian al incremento del peso y, a su vez, el incremento del peso provoca estas mismas enfermedades, es como un círculo vicioso".

El especialista indica que pacientes así requieren cirugía bariátrica y tratamiento farmacológico para atender su obesidad.

Sin embargo, advierte, deben buscar atención médica y no autorrecetarse, ya que en farmacias mexicanas aún se venden pastillas para perder peso que en otros países se han descontinuado.

La Organización Mundial de la Salud define el sobrepeso y la obesidad como se indica a continuación: sobrepeso: IMC igual o superior a 25. Obesidad: IMC igual o superior a 30.

PARA SABER
El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2).

"Estas pastillas pueden tener hormonas tiroideas, atropina o adrenalina, que lo que hacen es comportarse como anfetaminas y pueden causar daño a la tiroides, alteraciones cardiovasculares e infartos cerebrales", advierte.

La psicóloga de la Clínica de Obesidad del Instituto Nacional de Nutrición, Verónica Vázquez, asegura que es un error pensar que la obesidad es una elección o que se padece por falta de voluntad para combatirla.

"Yo no conozco ningún paciente que elija tener obesidad. La regulación del peso depende de factores fisiológicos, genéticos, sociales y personales", subraya.

Explica que el sobrepeso es una enfermedad multifactorial y compleja y algunas personas necesitan tratamiento con fármacos, apoyo psicológico o cirugías bariátricas para lograr perder peso.

"Puede ser que alguien haciendo dieta y ejercicio no baja de peso, pero mantiene el problema controlado al evitar ganar más kilos".

Alerta obesidad dificil de com_905009(800x600)
La gordofobia, un término despectivo

México. La discriminación hacia las personas con obesidad o sobrepeso se llama gordofobia, explica, y es muy común sobre todo en países como México, pese a que siete de cada 10 adultos no están en su peso ideal.
El concepto de gordofobia sirve para designar un sesgo automático y normalmente inconsciente que lleva a discriminar, objetivizar y minusvalorar a las personas con sobrepeso, especialmente si esas personas son mujeres.
Las personas gordas son asociadas automáticamente a la falta de autoestima, a las dificultades para vivir una sexualidad de manera satisfactoria y a la necesidad de llamar la atención esforzándose mucho. En definitiva, se entiende que estas personas parten con una desventaja definitiva que hace que valgan menos al no "poder competir" con el resto. Vistas con las gafas de la gordofobia, estas personas son percibidas como individuos desesperados, que aceptarán un peor trato tanto informal como formal, y que estarán dispuestas a ser más explotadas laboralmente.

comentarios