Un estudio encontró que las personas con una predisposición genética al insomnio tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, insuficiencia cardiaca y de un ACV.
Un estudio encontró que las personas con una predisposición genética al insomnio tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, insuficiencia cardiaca y de un ACV.

Problemas del sueño: un riesgo para el corazón

Estados Unidos.

Si usted pasa muchas noches viendo al reloj en lugar de dormir, una nueva investigación sugiere que quizá se deba preocupar tanto sobre la salud del corazón como del sueño perdido.

Las personas con unas variantes genéticas vinculadas con el insomnio tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular (ACV), según el estudio.

“Dormir bien es importante para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular”, aseguró la autora del estudio, Susanna Larsson, del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia.

“Una explicación potencial de las asociaciones que observamos entre el insomnio y la enfermedad cardiaca y el ACV es que los problemas con el insomnio conducen potencialmente al síndrome metabólico, lo que incluye a la hipertensión, un aumento en el peso corporal y la diabetes tipo 2, lo que aumenta el riesgo de enfermedad de la arteria coronaria y ACV”, advirtió.

El insomnio afecta a hasta un 30 por ciento de la población general, apuntaron los autores del estudio.

Más de 200 variantes genéticas se asocian con los problemas de insomnio.

Cambios.

En el nuevo estudio, los investigadores observaron la información sobre la salud de más de 1.3 millones de personas en Europa.

Compararon si las variantes genéticas vinculadas con el insomnio también se asociaban, o no, con el riesgo de afecciones cardiacas y ACV.

Lea: Después de un accidente cerebrovascular, sus huesos necesitan atención

El estudio encontró que las personas con una predisposición genética al insomnio tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, insuficiencia cardiaca y de un ACV que afectara a los vasos sanguíneos grandes. No hubo un incremento en otros tipos de ACV. Los investigadores también anotaron que el riesgo de un ritmo cardiaco irregular potencialmente peligroso, llamado fibrilación auricular, no se vinculó con el insomnio.

Ciertas afecciones, como la enfermedad cardiaca y los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca (por ejemplo, la apnea del sueño) podrían provocar dificultades para dormir, lo que dificulta que se determine cuál afección ocurre primero.

Pero ese es un punto fuerte de esta investigación, aseguró Larsson. Como usaron información genética para definir el insomnio, en lugar de los síntomas, es más fácil ver si los problemas del sueño se relacionan de forma directa con el aumento en el riesgo de problemas cardiacos y ACV.

Pero ese argumento tiene otra cara. Como no está claro si los voluntarios del estudio en realidad tenían problemas para dormir, o si solo portaban genes que hacían que el insomnio fuera más probable, es difícil decir si los síntomas de insomnio son en realidad la causa de esos problemas cardiacos y ACV. Texto The New York Times.

comentarios