24/05/2024
12:32 AM

La leyenda de oro dijo adiós

Su nombre siempre se escribirá con letras de oro en la historia de la moda, ya que pocos han sabido revolucionar y aportar tantos hitos al mundo del diseño.

    Su nombre siempre se escribirá con letras de oro en la historia de la moda, ya que pocos han sabido revolucionar y aportar tantos hitos al mundo del diseño.

    Hoy el mundo llora su adiós. Un grande, una leyenda, un ejemplo y un luchador melancólico dejó las pasarelas, el estrellato y las modelos a los 71 años aquejado de un cáncer al que no pudo ganarle la batalla. El diseñador Yves Saint Laurent falleció el domingo a las 11.10 de la noche.

    'Sin elegancia de corazón no hay elegancia', decía Saint-Laurent, aclamado en vida como mucho más que un dios de la moda y quien, recién exhalado su último suspiro, es ensalzado por las más grandes personalidades francesas, colegas, maniquíes, clientes y admiradores de todo el mundo.

    Pocas horas después de su muerte, tras luchar desde hace un año contra un tumor cerebral, Francia, y en particular sus medios, se han convertido en una recopilación de memorias, bocetos, diseños, fotografías y opiniones del gran Yves Saint-Laurent.

    Conmoción

    Desde los diarios de la mañana, que lograron en el último momento transformar su portada para rendir homenaje al artista internacional, a las emisoras y televisiones, hoy se habla el idioma Saint-Laurent por todas partes, y por todas partes se expande su concepción de la vida, del amor y de la belleza femenina, que él consideraba profunda, como su arte para vestirla y desvestirla.

    El diseñador se convirtió, así, en un modelo de anticipación de la igualdad de hombres y mujeres, dada su estrategia de ofrecer a la indumentaria masculina toda su feminidad y capacidad seductora.

    Sus restos mortales serán honrados el jueves en la iglesia de San Roque de París por una multitud encabezada por el presidente francés Nicolás Sarkozy, quien celebró su rango artístico, y por su tercera esposa, Carla Bruni, que evocó 'el gran honor' de haber trabajado como modelo para ese 'artista y ser humano excepcional'.

    Su legado

    Nacido en Orán, Argelia, en 1936, Yves Saint Laurent inició su carrera tras ganar un concurso de diseño. Poco después sería contratado por Christian Dior, a quien sustituiría al frente de la prestigiosa firma tras su fallecimiento en 1957.

    Tras ser llamado a filas, fue sustituido, lo cual lo llevó a crear su propia casa de modas, una marca que pronto ganó fama y prestigio en el París de la moda.

    Saint Laurent fue un maestro que supo imprimir su sello personal en cada una de las prendas que mostraba sobre la pasarela. Algunas de sus creaciones más célebres fueron el traje con pantalón bombacho que propuso en 1967, o las saharianas que dos años más tarde mostraría sobre la pasarela. Además, consiguió revolucionar el mundo de la moda con sus blusas transparentes con lazada en el cuello y con la adaptación del esmoquin masculino a la figura de la mujer.

    En enero de 2002, concretamente el día 7, el diseñador convocó a una rueda de prensa en la cual, de forma tímida, confirmó que se retiraba del oficio que le dio la fama internacional, por entonces sólo participaba en la haute couture parisina, mientras que del prêt-à-porter de la marca se hacía cargo el norteamericano Tom Ford.

    Junto a sus musas Catherine Deneuve y Laetitia Casta y rodeado de algunas de sus modelos más fieles, Katoucha, Claudia Schiffer, Eva Herzigova, Nieves Álvarez y Carla Bruni, el diseñador presentó su última colección de alta costura semanas después, un momento emotivo que supuso un adiós muy sentido.

    Ahora, su marcha es para siempre y deja a la moda huérfana de uno de sus más grandes genios.