Más noticias

Elisabeth Shue da vida a una mujer ambiciosa y narcisista en “The Boys”

La actriz estadounidense participa en la nueva serie de Amazon que se estrena el 26 de julio. La ficción está basada en un libro de cómics para adultos

Shue fue uno de los rostros más conocidos de los 90 gracias a éxitos como El hombre sin sombra, El santo y Leaving Las Vegas.
Shue fue uno de los rostros más conocidos de los 90 gracias a éxitos como El hombre sin sombra, El santo y Leaving Las Vegas.

Nueva York.

Elisabeth Shue no sabía absolutamente nada acerca de The Boys, el cómic en el que se basa su nueva serie televisiva que lleva el mismo nombre.

Leer el cómic no habría sido de mucha ayuda: ella interpreta a Madelyn Stillwell, un personaje que no existe en los cómics de Garth Ennis y Darick Robertson, que han sido adaptados por Evan Goldberg, Erick Kripke y Seth Rogen para Amazon Prime. “Conocía la idea general de los cómics”, comentó Shue durante una entrevista, “y pasé mucho tiempo hablando con Eric acerca de las implicaciones de la historia y de los aspectos que abarcarían. Así que sabía bastante del tono, pero no los leí”. El estreno de The Boys está programado para el próximo 26 de julio en la plataforma de Amazon, es un programa oscuro, violento y soez sin reservas que muestra a un grupo de superhéroes supuestamente honorables y altruistas (Chace Crawford, Antony Starr, Dominique McElligott, Jessie Usher), conocidos coloquialmente como los “Supes”, en inglés, o los “Súper”, que en realidad son unos patanes egoístas que buscan publicidad y son los instrumentos de una corporación llamada Vought International. No obstante, hay un grupo de justicieros, The Boys (Laz Alonso, Karen Fukuhara, Jack Quaid y Karl Urban), quienes tienen el objetivo de desenmascarar a los corruptos combatientes del crimen.

mr-elisabeth2-210719(800x600)
Una de las escenas.

Personaje.

Stillwell es vicepresidenta sénior del departamento de dirección de héroes de Vought. Su trabajo consiste en promover, proteger y controlar a los superhéroes, una tarea que realiza de forma implacable y a menudo mientras, alejada de toda convención, usa un sacaleches para alimentar a su bebé. Shue se frotó las manos en un gesto de conspiración al repetir el título del puesto de Stillwell. “Vicepresidenta sénior”, dijo. “El ‘sénior’ le da mucha relevancia. No creo que el personaje se hubiera conformado solo con el ‘vicepresidenta’.

Me encantó interpretarla porque su poder proviene de un trasfondo de inseguridad y carencia, y me parece que las mujeres que por fin logran tener un puesto de poder han pasado por tantas cosas para llegar ahí que probablemente su necesidad de poder se pervierte.

Perfil
Elisabeth Judson Shue
55 años

Ciudad
Wilmington, Delaware, Estados Unidos
Profesión
Actriz
En 1984 llegaría su auténtico debut como protagonista con Karate Kid, haciendo de la novia de Daniel LaRusso (Ralph Macchio). Al mismo tiempo, hizo otros papeles en películas como Call to Glory (1984). Continuó su carrera actuando en Adventures in Babysitting (1987) y obtuvo su primer papel protagonista en la cinta Cocktail (1988), protagonizada por Tom Cruise.

Como mujer resulta muy interesante interpretar la capacidad de estas mujeres de buscar, en ocasiones, la venganza contra quienes las traicionaron en su camino a la cima. “Fue interesante explorar la sexualidad de lo que significa ser una mujer poderosa, ya sea al ocultar esa sexualidad o sacarle provecho”, afirmó. “Y luego, extrañamente, su aspecto más intrigante como mujer, en medio del poder y la sexualidad, consistió en imaginarla siendo madre. Me pareció que eso realmente hizo todo más complicado y extraño”.

Sin duda los fanáticos debatirán acerca del fin del juego de Stillwell. ¿Buscará la mencionada venganza? ¿Está en búsqueda de tener un mayor control? ¿Acaso pretende tener más poder incluso que los Súper.

Necesidad.

“Ella quiere atención”, respondió Shue. “Quiere mucha atención. Es ambiciosa. Es narcisista y, en ocasiones, sociópata. Creo que deseaba tener un hijo porque eso haría que todo el mundo dijera: ‘wow, tienes un bebé. Mírate. Eres muy buena madre. Mira que hermoso es tu bebé’”. Casi pensó que eso la haría sentir más poderosa. “Creo que hay algo muy retorcido en torno a la forma en que ella misma se considera una superheroína tras haber estado en ese puesto durante tanto tiempo”, comentó. “Estas personas que son guardianas de otros individuos poderosos se vuelven casi igual de poderosas, o sienten que lo son incluso aún más que aquellos de quienes se encargan, con quienes tienen un compromiso. No les gusta estar en deuda con ellos, así que se aferran al poder aún más”. Shue pasó la mayor parte del tiempo en el plató interactuando con los miembros del elenco que interpreta a los Súper. Ella los describió como “buenas personas” y “muy talentosos”, características que considera que van de la mano en una buena producción. “Creo que tener una sola de esas características no es tan genial”, dijo. “No quieres personas buenas, pero con las que en realidad no logres hacer un trabajo emocionante, interesante y actual, y tampoco quieres grandes actores, pero que no te agraden como personas. Creo que quizá eso es todavía peor”. “Todo el mundo te dirá que es un grupo bendecido porque todos se preocupan mucho por el proyecto”, afirmó Shue.