Nuevo fallo abre puerta para la residencia a tepesianos

Dictamen de una corte permite que ciertos beneficiarios del TPS reciban la Green Card

 El Gobierno de Trump pelea en las cortes el fin del TPS para Honduras, El Salvador y Nicaragua. AFP
El Gobierno de Trump pelea en las cortes el fin del TPS para Honduras, El Salvador y Nicaragua. AFP

California, EEUU.

Una Corte de Apelaciones de Inmigración de Estados Unidos falló a favor de un dictamen de 2017 que permitirá a miles de beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) convertirse en residentes legales permanentes.

El fallo favorece a aquellos inmigrantes que están casados con ciudadanos estadounidenses o tienen hijos estadounidenses mayores de edad, y viven en los estados que abarcan las jurisdicciones de las cortes de apelaciones del 6º y 9º circuitos, que abarca Alaska, Arizona, California, Idaho, Montana, Nevada, Oregón y Washington, según reportó la cadena Univision.

Según el dictamen, el nuevo fallo determina que el beneficio del TPS implica una aceptación legal en el país, lo que elimina un obstáculo importante para los beneficiados de este programa que buscan la residencia permanente (“Green card”).

La sentencia “se dirige a los destinatarios del TPS y su elegibilidad para ajustar el estatus bajo la sección 245 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad”, indica el escrito.

La corte ordenó al personal de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) que de seguimiento al fallo, únicamente “en esas jurisdicciones respectivas y en ese específico problema”.

Según Univision, los beneficiarios del TPS que residan en otros estados pueden acogerse a este fallo si “cambian de lugar de residencia a uno de los estados de las jurisdicciones 6 y 9”.

De esta manera, los beneficiarios del TPS que tengan un hijo o un cónyuge estadounidenses pueden ser elegibles para obtener la residencia permanente sin tener que salir del país.

El año pasado, el presidente Donald Trump ordenó a los beneficiarios del TPS -unos 263,000 salvadoreños, 56,000 hondureños y 5,300 nicaragüenses- que prepararan “su salida” de EEUU o buscaran una alternativa migratoria legal.

Sin embargo, tras una demanda interpuesta por una organización defensora de los migrantes, el Gobierno de Trump dejó en suspenso la cancelación del TPS para los ciudadanos de Nepal y Honduras, permitiendo que los inmigrantes de estos países conserven su permiso de trabajo a la espera de la decisión de un tribunal federal con sede en California.