“En tres años, todas las transacciones de tarjeta serán sin contacto”

El ejecutivo de Mastercard conversa sobre los avances de la tecnología contactless en el mercado centroamericano.

Jorge Noguera.
Jorge Noguera.

San Pedro Sula, Honduras.

Expertos de Mastercard compartieron su visión y conocimiento en la industria de pagos digitales como parte del Digital Payments Summit 2020 que la multinacional organizó de forma virtual días atrás.

En ese contexto, medios centroamericanos, entre ellos LA PRENSA, conversaron con Jorge Noguera, presidente divisional de Mastercard para Centroamérica y el Caribe.


¿Cuáles han sido los avances en la penetración de los pagos sin contacto en Centroamérica y México?


Mercados como el costarricense lo entendió muy rápido y el Gobierno dijo ‘esta es la forma de conseguir inclusión financiera digital. En Costa Rica, el 92% de las tarjetas y más del 70% de las terminales están activadas para usarse sin contacto.

El 55% de las transacciones totales son sin contacto, es decir, si son presencial, es sin contacto y es una maravilla.

En mercados como el panameño estamos en un 27%, pero creciendo muy rápidamente, la adopción ha sido increíble y eso que Panamá ha estado cerrado y ahora que empieza a abrir la gente está demandando el pago sin contacto. Nosotros estamos haciendo un esfuerzo enorme.

En el resto de Centroamérica viene creciendo; Guatemala, El Salvador y Honduras, sin embargo, está un poquito más atrás en la habilitación, pero así como están atrás, están un poco más adelante que México o que Brasil, por ejemplo, donde apenas el 3% de las transacciones son contactless, en tanto Guatemala está a un 15%.

Centroamérica, aunque me gustaría que estuviéramos mejor, no estamos tan mal, creo que estamos en el momento correcto, porque entendemos la necesidad.


¿En qué año tiene previsto Mastercard abarcar el mercado centroamericano con este método de pago?


A mí me gustaría que fuera el próximo año. Espero terminar 2021 con habilitación del 100% de todas las terminales de puntos de venta para pagos sin contacto.

Luego la conversión puede tomar un poco más de tiempo, porque hay una conversión orgánica y una conversión inorgánica. Las tarjetas nuevas salen contactless y en la tarjeta vieja, estamos haciendo esfuerzos grandes para acelerar esa conversión.

Pensaría yo que en Centroamérica deberíamos tener el parque completo de tarjetas convertidas en tres años. Ese sería para mí el ciclo máximo para convertir, ojalá fuera mucho antes.


¿Qué estrategias tienen para aplicar esta tecnología en pequeños comercios?


Aquí hay un poquito de todo y depende del mercado. Primero, la habilitación de billeteras electrónicas para pagos de sin contacto, entonces no solamente es la tarjeta, sino que puedas utilizar tu billetera electrónica de tu teléfono celular para pagar sin contacto, haciendo exactamente la misma transacción, apoyados de billeteras internacionales que empiezan a entrar en los mercados, como Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay, y billeteras específicas de cada uno de los bancos en los países.

Segundo, obviamente, la habilitación de tarjetas, y tercero, habilitación de los puntos que generen uso diario, es importante.

Si uno tiene una tarjeta por primera vez, no la quiere soltar y es jocoso. En mi carrera he visto personas que plastifican su tarjeta como se hacía antes con los documentos para que no se fuera a dañar, pero cuando plastifican la tarjeta no tienen acceso ni a la banda, ni al chip, o sea, dañan la tarjeta, pero culturalmente cómo educamos a los nuevos usuarios a utilizar bien ese plástico.

Entonces, la educación financiera es crítica y fundamental, no solo la educación de píldoras de información, sino dónde abrir puntos para que la utilización de la tarjeta sea válida para la persona.


¿Qué tanta vulnerabilidad puede llegar a tener el usuario a la hora de utilizar el pago sin contacto?


Me atrevo a decir que casi ninguna. La tecnología sin contacto tiene exactamente la misma seguridad que tiene la tarjeta EMV con chip, para no entrar en detalles técnicos, pero tiene la misma criptografía, intercambio de llaves, simplemente que lo hace sobre el aire, pero es exactamente la misma tecnología.

La Prensa