Por la crisis, un 56% de empresas afiliadas al RAP dejaron de cotizar

Antes de la pandemia había más de 5,932 empresas que cotizaban al Régimen de Aportaciones Privadas (RAP); para agosto, bajaron a 2,616, revela informe del Cohep.

Cientos de empresas se han visto afectadas por la crisis sanitaria.
Cientos de empresas se han visto afectadas por la crisis sanitaria. /

San Pedro Sula, Honduras.

Los efectos del confinamiento producto del covid-19 han provocado una caída en la afiliación por suspensión o cierre de empresas al Régimen de Aportaciones Privadas (RAP), de acuerdo con un estudio del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) con cifras de la institución.

Hasta antes de la pandemia, 5,932 empresas que generaban más de 350,000 empleos formales, estaban afiliadas al RAP. Sin embargo, seis meses de confinamiento total, obligó a muchas de ellas a cerrar total o parcialmente sus operaciones.

Conforme a las cifras, un 56% de las empresas dejaron de cotizar al RAP, lo que representa 3,316. A nivel de empleos, durante el período de marzo a agosto se observó una caída del 51%, es decir, unos 182,955 trabajadores del sector privado que entraron en suspensión temporal o dejaron de ser afiliados.

LEA: Ingresos por venta de energía caen casi L1,900 millones

“Al observar la tendencia en los meses de confinamiento, claramente se aprecia una importante caída a partir de abril, lo cual se explica por el cierre de operaciones de las empresas en acato a las medidas de confinamiento establecidas”, indica el Cohep.

En tanto, para agosto el número de empresas afiliadas y sus empleados tendió a incrementar, producto de la reactivación progresiva de los sectores económicos.

El comercio resultó la actividad más afectada entre las empresas afiliadas, al mostrar una caída de 35%, pasando de 3,798 que fueron incorporadas en febrero a 2,479 en agosto. En el caso de hoteles y restaurantes, la caída fue de 47% al pasar de 296 empresas de este rubro en febrero a 158 en agosto.


Resiliencia

El análisis de Resiliencia empresarial, estudio hecho por el Cohep, Fedecámara, Canaturh, el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IEES) de la Unah y el apoyo del proyecto Transformando Sistemas de Mercado, financiado por Usaid, ha sido uno de los principales instrumentos académicos para comprender el impacto de la crisis en las empresas hondureñas.

Según el informe realizado en marzo, las empresas que esperaban sostenerse en operaciones por menos de un mes representaban el 28.6%, mientras que un 15.2% se encontraba en proceso de cierre de operaciones. Ya para abril, estos datos mostraron un comportamiento consecuentemente lógico, donde un total de 44.1% ya había cerrado de forma temporal o permanente.

En ese mes, el 40% de las empresas que habían logrado mantenerse en el negocio, indicaron que, de seguir la situación del confinamiento, su perspectiva de sobrevivir sería hasta julio antes de cerrar las operaciones.

Los resultados de cierre de operaciones de las empresas del análisis de Resiliencia empresarial se relacionan con la caída en afiliación de empresas al RAP.
La elaboración del análisis de resiliencia ha permitido identificar las principales medidas tomadas por las empresas con el fin de adaptarse y hacerle frente a la crisis económica actual.


Efectos

La economía se contrajo a un ritmo del 10.2% entre enero y julio, superior al 2.9% del mismo periodo de 2019, por los efectos adversos de la pandemia del coronavirus y las medidas de restricción aplicadas por el Gobierno para frenar la expansión de la enfermedad, informó el Banco Central (BCH).

La entidad publicó el informe del Índice Mensual de Actividad Económica (Imae) hasta julio, un indicador que mide los principales sectores de la actividad económica de un país y es utilizado para la toma de decisiones de inversión.

Al final del año, analistas prevén que el PIB de Honduras disminuya entre 7% y 8%.

La Prensa