El contrabando, un riesgo para la salud de los hondureños

Las autoridades advierten sobre los riesgos de salud que podría representar en tiempos de pandemia el uso de productos que provengan de contrabando.

Las mascarillas quirúrgicas están entre los productos farmacéuticos y productos médicos falsificados durante esta pandemia.
Las mascarillas quirúrgicas están entre los productos farmacéuticos y productos médicos falsificados durante esta pandemia.

San Pedro Sula, Honduras.

En tiempos de la pandemia, los productos falsificados son una amenaza para la salud y la seguridad de los consumidores, además de que respaldan el crimen organizado, advierten las autoridades.

Los productos falsificados y las medicinas fraudulentas representan un grave riesgo para la seguridad y la salud públicas. Sin normativas legales y con muy pocos recursos, los consumidores están expuestos a productos inseguros e ineficaces.

Los delincuentes aprovechan cualquier oportunidad para hacer negocio, cigarrillos, bebidas alcohólicas, perfumes, ropa, hasta medicinas, las cuales han incrementado tras la crisis sanitaria provocada por el covid-19.

El brote de la enfermedad del coronavirus ofrece la posibilidad de conseguir dinero fácil, ya que los delincuentes se aprovechan de la alta demanda que presentan en el mercado los productos de protección e higiene personal.

La Alianza Transnacional para Combatir el Comercio Ilícito (TRACIT, por sus siglas en inglés) advierte de los productos farmacéuticos y productos médicos falsificados y de baja calidad: mascarillas quirúrgicas, geles hidroalcohólicos, kits de prueba, termómetros, guantes, desinfectantes y monitores de ingeniería para medir la temperatura del cuerpo / cabeza y las opciones de tratamiento exploradas actualmente, como hidroxicloroquina y azitromicina.

Durante una operación mundial denominada Pangea XIII, la policía, los servicios de aduanas y las autoridades reguladoras en materia de salud pública de 90 países llevaron a cabo un operativo contra la venta ilícita en línea de medicamentos y productos médicos; como resultado, se decomisaron mascarillas falsas, geles hidroalcohólicos de calidad insuficiente y medicamentos antivirales no autorizados.

“Una vez más, la operación Pangea muestra que los delincuentes están dispuestos a todo con tal de obtener beneficios. El comercio ilícito de tales artículos médicos falsos durante una crisis de la salud pública muestra su total falta de consideración por el bienestar de las personas, o por sus vidas”, declaró Jürgen Stock, Secretario General de Interpol.

Riesgos

La Alianza contra el Comercio Ilícito, capítulo de Panamá, ha advertido sobre los riesgos de salud que podría representar en tiempos de pandemia el uso de mascarillas, termómetros, guantes o gel alcoholado, bebidas alcohólicas y cigarrillos, entre otros productos que provengan de contrabando.

La alianza pidió a la población estar alerta con los productos que consumen, ya que por lo general este tipo de comercio ilegal no cumplen con las regulaciones sanitarias que exigen las autoridades competentes, violan todos los controles existentes, sin pagar impuestos y afectando además a las empresas legalmente constituidas que sí importan estos productos legalmente.

En Honduras más de 20 marcas de cigarrillos no reconocidas legalmente o falsificadas son vendidas en puestos callejeros y pulperías, en su mayoría de origen chino o indio, cuyas cajas no tienen advertencias sanitarias y pictogramas que exige el Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo, Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa).

El riesgo es alto en las fábricas o laboratorios ilegales, ya que no existen controles de calidad y no se garantiza que se realizan los debidos procesos de higiene para la fabricación o elaboración de los productos.

Los productos de contrabando son elaborados con materias primas de baja calidad y ponen en riesgo la salud. Conforme a diversos estudios los cigarrillos de contrabando contienen arsénico, pesticidas y veneno para ratas. Además, también se ha encontrado que contienen aserrín, escarabajos del tabaco e incluso excrementos de ratas.

Para prevenir el contagio por covid-19, estos negocios de forma responsable deberían dejar de de vender o comprar productos de contrabando, que son un riesgo para la salud de los hondureños, ya que para su elaboración no se siguen los controles de bioseguridad requeridos, advierten las autoridades.

La Prensa