30/05/2024
03:48 PM

No hubo milagros

  • 15 abril 2009 /

El Barcelona empató 1-1 ante el Bayern Múnich y se clasificó a las semifinales de la Champions League, donde enfrentará al Chelsea que empató 4-4 ante el Liverpool.

El Barcelona supo administrar fuerzas para asegurar un empate 1-1 ayer de visita al Bayern Múnich y clasificarse a las semifinales de la Liga de Campeones.

Franck Ribery anotó el gol del Bayern a los 47 minutos, mientras que Seydou Keita anotó a los 73 el tanto del empate para el Barcelona. El marcador global terminó con un 5-1 a favor del Barça, que en el choque de ida vapuleó 4-0 al Bayern.

Barcelona ahora tendrá como oponentes al Chelsea. En un cruce entre ingleses, Chelsea avanzó con un 7-5 en el global sobre el Liverpool tras igualar 4-4 ayer.

Aunque era visto como una utopía, el Allianz Arena se llenó por completo con la esperanza de ver al Bayern conseguir una remontada milagrosa. El tanto del Múnich llegó cuando el francés Ribery superó la trampa de la posición adelantada tras un pase del brasileño Zé Roberto.

A 17 del final, el Barça enmudeció a la afición de Múnich con una bonita combinación de pases, en la que Xavi Hernández sirvió la pelota para el gol de Keita.

Chelsea avanza sufriendo

En un epílogo de infarto, Chelsea sufrió un calvario para clasificarse a las semifinales al saldar un empate 4-4 ante el Liverpool. Abajo 3-2 a falta de un cuarto de hora, Liverpool no tiró la toalla y le dio la vuelta al marcador con un par de goles en un abrir y cerrar de ojos en Stamford Bridge, el feudo del Chelsea.

Si Liverpool hubiese anotado otro tanto, la balanza se hubiese inclinado a favor de los Reds. Pero Frank Lampard finalmente se encargó de frenar los ímpetus del Liverpool al convertir a los 89 minutos su segundo gol de la noche, y que estableció el 7-5 definitivo en el marcador global.

Previamente, Didier Drogba y el brasileño Alex habían marcado para el Chelsea ante un Liverpool que dejó hasta la piel para una remontada heroica en cancha ajena.

Liverpool, que había perdido 3-1 como local el choque de ida, parecía que iba a producir la épica en Londres cuando se adelantó 2-0 antes de la media hora.

El brasileño Fabio Aurelio, a los 19 minutos, y el español Xabi Alonso, de penal a los 28, resucitaron una eliminatoria que se pensaba sentenciada tras el descalabro de la semana pasada en Anfield. Pero Chelsea niveló la cuenta con un par de goles en un lapso de seis minutos. El primero cayó a los 51 cuando el marfileño Drogba tocó suave un centro de Nicolas Anelka.

Alex marcó el segundo a los 57, cuando el brasileño metió en el fondo de las redes un verdadero misil al cobrar un tiro libre desde 30 metros. Lampard facturó el tercero a los 76.

Todo cantado. Nada que ver en un partido verdaderamente loco. Lejos de amilanarse, el brasileño Lucas Leiva marcó a los 81 y dos después el holandés Dirk Kuyt hizo el cuarto para el Liverpool.

Los últimos minutos fueron de dramatismo total, con ocasiones de gol en cada arco, hasta que Lampard logró con su conquista acabar con el suplicio.