Luis Suárez, envuelto en escándalo por hacer trampa en examen para obtener pasaporte italiano

El delantero uruguayo sabía de antemano las preguntas del examen para la ciudadanía italiana.

Las autoridades de Perugia concluyeron que Luis Suárez hizo trampa en el examen para obtener el pasaporte italiano.
Las autoridades de Perugia concluyeron que Luis Suárez hizo trampa en el examen para obtener el pasaporte italiano. /

Turín, Italia.

Las autoridades italianas han suspendido de sus funciones durante ocho meses a los responsables de la Universidad para Extranjeros de Perugia que organizaron y amañaron el examen de ciudadanía del futbolista uruguayo Luis Suárez en septiembre para que pudiera vestir la camiseta de la Juventus.

Así lo afirman hoy los medios italianos, que señalan que ha sido la Guardia di Finanza la que ha suspendido a la rectora de la universidad, Giuliana Grego, al director Simone Olivieri y a los profesores que examinaron al delantero uruguayo, después de que la Fiscalía de Perugia haya concluido en su investigación que "los contenidos de la prueba habían sido comunicados previamente al propio jugador, llegando a predeterminar el resultado y la puntuación del examen".

Todo ello para cumplir con las solicitudes que había hecho la Juventus, que negociaba un posible fichaje si Suárez lograba un acuerdo favorable de salida con el Barcelona, ya que su contrato era válido hasta 2021.

Los directivos y los profesores de la universidad italiana, apunta la Fiscalía según las mismas informaciones, querían "conseguir un retorno positivo de imagen", tanto para la Juventus como para el propio centro educativo.

Por eso, facilitaron al jugador las preguntas para que se las pudiera preparar y obtuviera sin problemas un certificado de italiano nivel B1, necesario para obtener la ciudadanía en Italia.

El pasado septiembre, se conoció la transcripción de unas conversaciones interceptadas por la Fiscalía de Perugia en las que Stefania Spina, encargada de preparar el examen, reconocía que el profesor Lorenzo Rocca le había "hecho una simulación" a Suárez y había acordado las preguntas.

Spina admitía que el uruguayo no hablaba "una palabra" de italiano y no sabía conjugar los verbos, por lo que "aprobar un examen de dos horas de esa forma no es fácil".

Sin embargo, la profesora garantizaba que Suárez iba a pasar el examen porque "cobrando un salario de 10 millones de euros por temporada no se le puede suspender por no tener un B1", a pesar de no llegar "ni a un A1".

El 24 de septiembre se conoció que Suárez fichaba finalmente por el Atlético de Madrid.

La Prensa