Manchester City no es sancionado y sí podrá jugar la próxima edición de la Champions League

En un principio el club habia sido castigado con dos años por la UEFA por no respetar el Fair Play Financiero.

El Manchester City marcha segundo en la tabla de posiciones en la presente temporada de Premier League. Foto AFP.
El Manchester City marcha segundo en la tabla de posiciones en la presente temporada de Premier League. Foto AFP. /

Zúrich, Suiza

El Manchester City, suspendido dos años por la UEFA por no respetar las reglas del Fair-Play Financiero (FPF), fue autorizado este lunes por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) a jugar competiciones continentales, por lo que sus propietarios pueden continuar soñando con ganar la Champions.

El club, propiedad del jeque emiratí Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahayan y entrenado por Pep Guardiola, fue condenado solamente a pagar una multa de 10 millones de euros (11 millones de dólarfue es) a la UEFA, en lugar de los 30 millones de euros inicialmente decididos por la confederación.

La UEFA acusó al City de inflar los ingresos por sus patrocinadores vinculados a Abu Dhabi United Group, empresa del propietario del club, para cumplir con las estrictas regulaciones del FPF entre 2012 y 2016.

Desde que el jeque Mansour compró la entidad hace 12 años, el papel del City en el fútbol inglés y continental cambió, dejando a un lado su tradicional rivalidad con el United para convertirse en una potencia de la Premier League, ganando cuatro campeonatos ingleses en la última década (2012, 2014, 2018 y 2019) y dos FA Cups (2011 y 2019), más títulos que en los primeros 100 años del club.

En febrero, la decisión de la UEFA de privar al City de una de sus principales fuentes de ingresos había supuesto una conmoción en el mundillo futbolístico.

El año pasado el aporte económico de la Liga de Campeones al faraónico presupuesto de los Citizens fue de 93 millones de euros (105 millones de dólares) solo en derechos televisivos, a lo que habría que añadir los ingresos por partidos y patrocinios ligados a la competición.

Durante su enfrentamiento con la UEFA por el FPF el City nunca ha variado su actitud desafiante. Instantes después de que la confederación europea tomara la decisión de excluirle, el club inglés había calificado el procedimiento de "parcial".

Falta de pruebas concluyentes

En un comunicado ofrecido este lunes la UEFA tomó "nota" de la decisión del TAS, que estimó "no tener suficientes pruebas concluyentes para confirmar todas las conclusiones del tribunal (de primera instancia) en este caso específico y numerosas violaciones que se alegaron habían prescrito debido al plazo de cinco años previsto por el reglamento de la UEFA".

"Estos últimos años el FPF ha jugado un papel importante en la protección de los clubes y de su viabilidad económica", afirmó la UEFA, subrayando que sigue comprometida "con sus principios".

La Prensa