Obama, recibido como héroe por los latinos en Las Vegas

Al grito de "sí se puede", en español, el presidente estadounidense defendió sus medidas migratorias.

Las Vegas, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy en la ciudad de Las Vegas sus acciones ejecutivas en materia migratoria, ante un público entregado que gritaba en español: "Sí se puede".

En su primera parada, de una serie de viajes que lo llevarán a recorrer el país para explicar su plan, el mandatario, rodeado de varios de los líderes del Congreso que han trabajado para lograr la anhelada reforma migratoria, insistió en que si los republicanos hubieran permitido un voto de ese texto legislativo, sus medidas no hubieran sido necesarias.

Lea más: Cinco millones de indocumentados a punto de cumplir "sueño americano"

Además: Cinco cosas que afectan a los inmigrantes del plan de Obama

"Le dije a Boehner, te lavo el auto, te paseo al perro, pero somete la ley a votación", ironizó el presidente.

Y agregó, "no me daré por vencido”, en un mensaje para aquellos que criticaron la acción ejecutiva que anunció anoche. Desde una escuela en Las Vegas, Nevada, donde la mayoría de los alumnos son hispanos, el mandatario defendió su decisión que amparará de la deportación de unos 5 millones de indocumentados.

“No todos van a calificar, eso es cierto. Es por eso que tenemos que aprobar una ley”, dijo Obama a los que no califican para sus medidas migratorias.

211506-01-02(800x600)
Cientos de latinos agradecieron y vitorearon al presidente Obama tras haber emitido una ley ejecutiva que beneficia a unos cinco millones de indocumentados en EUA.

El mandatario ofreció un discurso cargado de emoción, con aire electoral, arropado por una audiencia que mayoritariamente le dio las gracias por actuar por su cuenta a falta de una acción permanente desde el Congreso, aunque hubo también quien le recriminó desde el público que no hubiera empujado más por lograr la legislación.

"No somos una nación que echa a los luchadores y a los soñadores que quieren ganarse su pedazo de sueño americano. Somos una nación que les da la oportunidad de asumir sus responsabilidades y crear un futuro mejor para sus hijos", insistió el presidente.

Obama recordó que el problema migratorio que sufre Estados Unidos "no es solo un tema latino" sino también "un asunto estadounidense" que debe ser resuelto de una vez por todas.

En referencia a las medidas ejecutivas que ha adoptado, el presidente reiteró que buscan centrar los recursos en "amenazas reales contra la seguridad", lo que significa actuar "contra los criminales, no contra las familias".

211366-01-02(800x600)
"Si se puede" gritó el presidente Obama ante cientos de asistentes, en su primera parada en una gira que lo llevará a varios estados para defender su acción ejecutiva.

Todo lo que estamos diciendo es que no vamos a deportarlos y a separarlos de sus hijos", agregó el mandatario, que fue presentado por una de las jóvenes indocumentadas más involucradas en movimientos activistas en Nevada, Astrid Silva.

Las acciones ejecutivas de Obama frenarán las deportaciones en los próximos tres años y priorizarán las de los delincuentes y aquellos llegados más recientemente al país de forma ilegal.

Los republicanos reaccionan

Según el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, el mandatario "decidió deliberadamente sabotear toda posibilidad de alcanzar la reforma bipartidaria que dice querer".


Para el líder republicano, esta decisión "alentará a más gente a venir de manera ilegal". "El año pasado asistimos a una crisis humanitaria aterradora en nuestra frontera. El próximo verano podría ser peor", afirmó.

Una prueba del clima de extrema desconfianza que reina entre el Capitolio y la Casa Blanca, es que Boehner formalizó este viernes la anunciada presentación de una demanda judicial contra el presidente, al que acusa de "exceder sus poderes constitucionales" con la puesta en práctica de su reforma del sistema de salud.

La Prensa