02/02/2023
05:55 AM

Más noticias

Más de 300 opciones de alojamiento ofrecen en San Pedro Sula

La plataforma Airbnb es una de las más populares en el país, los viajeros encuentran casas, apartamentos y habitaciones. Hoteles dicen que es competencia desleal

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 300 opciones de alojamiento ofrece la plataforma digital de turismo Airbnb en San Pedro Sula.

Muchas plataformas digitales con opciones utilizadas por arrendadores y huéspedes han surgido en el mundo, pero una de las más populares en Honduras es Airbnb.

El portal surgió en 2008, se dedica al alojamiento a particulares y turísticos (alquiler vacacional) y es utilizada por arrendadores para ofrecer habitaciones, casas, apartamentos, cabañas y otro tipo de alojamientos y por huéspedes que buscan diversas opciones alrededor del mundo.

La plataforma cuenta con una oferta de más de dos mil propiedades en 192 países y más de 33,000 ciudades. En San Pedro Sula son más de 300 opciones, que van desde L400 la noche (en una habitación dentro de una casa, por ejemplo), hasta más de L3,000 por noche en un condominio.

Aunque la mayoría de opciones que aparecen en San Pedro Sula son apartamentos y casas, hay pequeños hoteles que también promocionan sus servicios.

Desde colonias populares hasta exclusivas residenciales, la gama de opciones que se da a conocer en la plataforma es bastante extensa. “Publicitar condominios y apartamentos de grandes torres aquí en San Pedro Sula por medio de Airbnb se ha vuelto cada vez más popular, ya que llega a un público más grande, que es el nacional y el extranjero”, dijo Melissa Alvarado, quien trabaja en bienes raíces.

Alvarado explica que hay quienes no quieren hospedarse en un hotel y buscan algo más acogedor que los haga sentir como en casa, es por eso que hay quienes arriendan apartamentos amueblados o habitaciones dentro de casas.

En la exclusiva residencial Rancho El Coco se hallan apartamentos hechos de contenedores reciclados rodeados de la naturaleza que se ofertan desde L571 la noche.

“Me gustó mucho el concepto de las habitaciones en contenedores, pero sobre todo la integración del lugar con la naturaleza alrededor. Ojalá hubiera más lugares como este”, comentó Edgar sobre su experiencia en el lugar en enero.

Adolfo Cabrera, dueño de un condominio en Tribeca, contó que lo promueve por la plataforma para estadías por tres noches, cuatro días. “Me ha ido muy bien, la mayoría de mis clientes son extranjeros”, acotó Cabrera.

Iris Ortiz, propietaria de una casa de playa en Omoa, compartió que Airbnb cobra un 3% al arrendador, el que pone las reglas al huésped. “En mi caso, yo pido que deben enviar una foto de identificación para poder alquilar. Desde que empecé a alquilar la casa en octubre he tenido huéspedes, el 99% de viernes a domingo, uno que otro toda la semana”.

Añadió que todo se hace en línea y la plataforma incluye un seguro de hasta un millón de dólares por daños al lugar.

Guillermo Orellana, experto en turismo, declaró que la mayoría de hoteles grandes no forman parte de la página, pero sí hay hoteles pequeños que recurren a este mecanismo para acceder a nuevos mercados, sobre todo luego de la pandemia, que afectó gravemente al sector.

Orellana explicó que los que no son hoteles les hacen competencia desleal, debido a que muchas de estas opciones dan el servicio de hospedaje; pero no están regulados y no deben pagar las altas cargas tributarias que los hoteles sí pagan.

Ismael Zepeda, economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), manifestó que la plataforma es positiva porque ofrece más opciones y experiencia a los viajeros; sin embargo, también recomienda que se revisen las cargas tributarias para el sector hotelero para que sea más competitivo. El sector hotelero sampedrano apenas se ha recuperado en un 50%.