Cables sin control saturan espacio aéreo de San Pedro Sula

La Enee dice que cuando un camión se enreda en esos cables dañan las estructuras, y los costos para repararlos no los asumen los cableros.

San Pedro Sula tiene en su espacio aéreo marañas de cables, la mayoría pertenecen a empresas de cable y telefónicas.
San Pedro Sula tiene en su espacio aéreo marañas de cables, la mayoría pertenecen a empresas de cable y telefónicas.

San Pedro Sula, Honduras.

Las empresas de cable, telefonía y transmisión de datos han convertido el espacio aéreo de la ciudad en un peligro para la ciudadanía por la cantidad de cables que abandonan en los postes del tendido eléctrico.

El desorden cada día es más grande y no existe ninguna ley que regule esta situación.

Son un peligro para peatones y conductores, además de afectar la imagen de la ciudad.

El peso del cableado que no es de la Empresa de Energía Eléctrica (Enee) ha dañado muchos postes y puesto en peligro a las personas que pasan por ahí. En el centro de la ciudad el desorden es en las calles y en el espacio aéreo y no existe ningún reglamento para la instalación de servicio de cables lo que crea una enorme contaminación visual y destruye la imagen urbana de la ciudad, dijo el exalcalde Héctor Guillén. Reiteró que no hay un reglamento para ello.

Lg-cables5-050621(800x600)
Colegio de Arquitectos dice que a estas alturas la ciudad ya ni siquiera debería tener postería de madera, sino de concreto por respeto al ambiente y por seguridad.

Al recorrer la ciudad se observa que no hay ningún control y las empresas responsables dejan en los postes grandes rollos de cables coaxial.

El gerente regional de la Enee en la zona norte, Leonardo Ramos Soto, dijo que esa institución es la encargada de regular esta situación, antes era potestad de Hondutel, pero “nunca hizo nada”. Ya se trabaja en los borradores del reglamento porque ahorita no hay nada que los controle, dijo. “Estamos trabajando en ello porque somos conscientes de que la contaminación es grande y más que todo el peligro que esto representa”, destacó.

LEA: Vacunarán a adultos entre 65 y 70 años a partir del lunes en San Pedro Sula

Recordó que hay crecimiento en estas compañías y las pérdida que representan cuando un camión se enreda en los cables y daña los postes es grande y los cableros y telefónicas no se hacen responsables por ello.

“Dañar el poste, reponer el transformador y resarcir todo el daño que ocasiona un camión cuando se enreda en esos cables nos cuesta casi 85,000 lempiras”, dijo Ramos Soto.

El presidente de los arquitectos en la zona norte, Josué Castro, dijo que no existe una regulación ni una entidad que lo regule.

Lg-cables2-050621(800x600)
La contaminación visual cada día aumenta no solo por los cables, sino por otra serie de problemas.

Muchos utilizan los postes de la Enee, y el gran problema es cuando se da la famosa migración que dejan de utilizar el cable coaxial y lo cambian a fibra óptica y no retiran todo lo que ya no utilizan, por eso quedan esos pocos de cable en los postes.

“La contaminación es grande y las empresas de cable no se hacen responsables de retirar lo que ya no necesitan y lejos de eso colocan más”, cuestionó Castro. El arquitecto aseguró que el sueño es que todo ese cableado sea subterráneo, pero se tiene que comenzar por una regulación. “La realidad es cruda. Cuando se hacen proyectos grandes se mandan notas para despejar algunas zonas y nadie sabe a quién pertenecen los cables de los postes y eso es lamentable porque no hay ningún control”, puntualizó.

La Prensa