19/04/2024
10:24 PM

¡Tiempo de guerra!

Alejandro Espinoza

“Vislumbró que no había hecho tantas guerras por idealismo, como todo el mundo creía, ni había renunciado por cansancio a la victoria inminente, como todo el mundo creía, sino que había ganado y perdido por el mismo motivo, por pura y pecaminosa soberbia” Gabriel García Márquez.

La respuesta que dio Sigmund Freud a Albert Einstein en el año 1932; en cuanto a las guerras, pleitos que se dan en la sociedad surge del conflicto de intereses los cuales se resuelven lamentablemente, desde el principio con la violencia.

Así se da en todo reino animal, en el cual excluir al hombre es casi imposible, evidentemente esos conflictos se suman a los conflictos de ideas, que se elevan a las más altas cimas de la abstracción y cuya solución parece requerir otro tipo de técnicas.

Los conflictos de opiniones, los conflictos filosóficos hacen ir contra la dirección, lamentablemente siempre tiene que pasar por una tragedia para cambiar, lo que sucedió el 11 de septiembre de 2001 en las torres gemelas del World Trade Center hizo cambios en todos los sistemas de seguridad de los aeropuertos, a nivel mundial.

La guerra es un conflicto enraizado en los deseos egoístas del todo ser humano. “De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren.

Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones “. Santiago 4:1-3. NVI. En el Reino de Dios habrá un desarme mundial lo dijo el profeta Miqueas 4:3.

“No harán ningún daño ni causarán ruina, porque la tierra ciertamente estará llena del conocimiento del Señor” Isaías 11:9. Urge que la sabiduría prevalezca, la prudencia afirme y fortalezca y exista la tolerancia que pueda silenciar la arrogancia.