14/04/2024
05:29 PM

Si es bueno para los demás...

Emilio Santamaría

En la Italia del 1500 hubo un astrólogo conocido que se llamó Girolamo Cardano. La Iglesia, que ha condenado las ciencias ocultas como una herejía pura, perseguía a aquellos que creían leer en el cielo y adivinar el futuro. Sin embargo, se aseguraba que el papa Julio II fijó el día y la hora de su consagración, en 1503, basándose exclusivamente en cálculo astrológicos. Girolamo hizo un horóscopo de Jesucristo, y esto lo llevó derechito a la cárcel. Como había previsto astrológicamente la fecha de su propia muerte, y que según él debía producirse ese 21 de diciembre, la gente estaba pendiente si se cumplía su predicción. Llegado el día y transcurriendo sin mayor novedad, fue tan obstinado que, no queriendo admitir su error, se quitó él mismo la vida. Por supuesto me parece absurdo el llevar a ese extremo el afán de demostrar lo que se predica. Pero me parece que hay un contraste entre Girolamo Cardano y el papa Julio II, si es que el rumor sobre este último es cierto.

¿Cómo es que un televangelista truena en la pantalla del televisor contra el pecado, y después es sorprendido y fotografiado cometiendo aquello que condena? Un ama de casa regaña a su hijo por no proceder a los deberes del colegio en cuanto llega a la casa, sin esperar hasta el último momento; y se sienta frente al televisor a disfrutar de su novela favorita y deja el arreglo de la cocina hasta el último minuto. ¿Y un economista que da opiniones con gran firmeza sobre cómo mejorar la situación del país, mientras en su casa la economía doméstica es un desastre colosal, a pesar de sus altos ingresos?

Siempre recordaré el consejo que me dio hace muchos años Duncan Ellers. Fue él quien me entrenó como trainer en los cursos Dale Carnegie. “Si es bueno para los demás, es bueno para ti”, me dijo refiriéndose a las principios de relaciones humanas que enseñamos. En otras palabras, debemos practicar en nuestro beneficio aquello que aconsejamos a los demás.

LO NEGATIVO: Recomendar algo bueno, pero actuar completamente diferente.

LO POSITIVO: Recomendar algo bueno, practicarlo, beneficiarnos primero y predicar así también con el ejemplo.

las columnas de LP