18/07/2024
09:52 AM

Educación superior en Honduras

  • 06 junio 2022 /

Los países del primer mundo ya no compiten necesariamente por territorios sino por talentos, luchan por tener mentes brillantes que estén lo suficientemente educadas y capacitadas para crear tecnologías que valen mucho más que las materias primas de que tanto nos ufanamos en Latinoamérica. Gigantes tecnológicos como Google, Microsoft, Amazon manejan mayores presupuestos que los PBI de muchos países latinoamericanos. Es evidente, entonces, que la educación tecnológica es un requisito sine qua non para las sociedades que quieren entrar en la revolución del mundo que ya es ahora, es decir, ser educado en tecnología, aunque sea abogado o gerente de negocios. La educación superior debe evolucionar y darse cuenta, por ejemplo, que no puede graduar abogados solo con enfoque teórico, alguien con preparación en argumentación jurídica e interpretación legal, sino con competencias tecnológicas. En el aspecto de la cobertura que tiene la educación superior a nivel nacional es del 16.2% con base a la última estadística que data del año 2016. El sistema de educación superior hondureño ofrece 379 carreras autorizadas, 56 en el nivel de grado asociado (técnicos universitarios), 203 en el nivel de licenciatura, 89 maestrías, 26 especialidades y subespecialidades y cinco doctorados. Lo anterior es bueno, sin embargo, un dato complejo a evaluar es que en la ciudad de SPS solo 2 de cada 10 jóvenes ingresan a la educación superior. Esto es un llamado de atención, pues la educación superior es un indicador en los ítems de desarrollo humano referentes a aspectos como el fin de la pobreza, salud y bienestar, trabajo y crecimiento económico, producción y consumo, acción por el clima, entre otros factores sociales de importancia. Me temo que detrás del monitor está la brecha digital que no solo puede ser vista como un problema tecnológico, sino como una complejidad social y económica que limita las capacidades de nuevas generaciones para poder ingresar a nuevos procesos de aprendizaje y, por ende, mejores niveles de desarrollo humano.