Compromiso con la OTAN

El 12 de diciembre de 2019, el Partido Conservador británico, liderado por Boris Johnson, obtuvo una victoria en las elecciones del Reino Unido, “Triunfamos y rompimos el bloqueo. Ahora el país será capaz de ejecutar el brexit”, dijo Johnson.

El brexit se aseguró con los escaños ganados por los conservadores con respecto al Parlamento anterior y la pérdida del Partido Laborista de Jeremy Corbyn, el principal rival en la oposición.

El primer ministro Johnson basó su campaña electoral con la promesa de llevar a cabo la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Con 364 escaños, superó la mayoría necesaria de 326.

Pero Londres es una pieza clave e imprescindible para la política exterior y de defensa de la UE. Reino Unido seguirá siendo un aliado privilegiado tras su salida de la UE, prevista para el 31 de enero.

Francia y Reino Unido son los dos únicos socios de la Unión con armamento nuclear, con asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y cuentan con los dos mayores ejércitos en Europa.

El pasado 7 de enero, en una cita a la que asistieron los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Alemania y Reino Unido, se marcó la estrategia de la Unión Europea con la futura ayuda exterior del Reino Unido.

“Pienso que los británicos tienen un papel esencial que jugar”, señaló Macron en una entrevista. “Siempre he dicho que hace falta tener a los alemanes con nosotros y que los británicos deben ser un socio en cuanto a la Europa de la defensa”.

La relación con el Reino Unido en materia de seguridad, defensa e intercambio de información puede resultar esencial si la administración estadounidense mantiene sus intenciones de reducir su compromiso con la OTAN.