18/05/2024
12:15 AM

Más letales y contagiosas: Lo que se sabe de las nuevas variantes del covid-19

  • 03 marzo 2021 /

Tres mutaciones del covid 19 han causado estragos en Reino Unido, EEUU y Sudáfrica.

Londres, Reino Unido.

Las autoridades sanitarias británicas comenzaron el pasado lunes la frenética búsqueda de una persona infectada con la variante de Manaos (Brasil) del coronavirus, ante la inquietud de que las vacunas no sean tan efectivas ante esa cepa.

Según la Sanidad, el individuo no identificado no completó el registro de localización cuando se sometió a un test de la covid-19 el pasado febrero, por lo que se desconoce su paradero que ha provocado un operativo de búsqueda masiva en todo el país.

Es por ello que la Sanidad pide a quien no haya recibido el resultado de una prueba de covid-19 el 12 o 13 de febrero, que se ponga en contacto con las autoridades.

Foto: La Prensa



Esta variante, conocida como P1, fue detectada por primera vez en personas que viajaron a Japón desde Manaos el pasado enero.

El ministro británico de Vacunas, Nadhim Zahawi, declaró hoy a la cadena Sky que la cepa es similar a la hallada en Sudáfrica, por lo que se teme sea más contagiosa y 'es de preocupación' tras el azote que sufrió el país por la variante británica.

El Gobierno indicó que ya han comunicado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el hallazgo en el Reino Unido de estos casos de la variante de Manaos.

El Ejecutivo británico ha vetado lo s vuelos procedentes de varios países de Suramérica, Portugal y Sudáfrica, como manera de contener la propagación de estas nuevas variantes que pueden incidir en el proceso de vacunación.

Ya son tres variantes del virus SARS-CoV-2 posiblemente más contagiosas que preocupan a la comunidad internacional en un momento en que se trata de frenar la pandemia con las campañas de vacunación. Esto es lo que se sabe:

1

¿Qué son estas variantes?

Todos los virus mutan, es decir, se modifican cuando se replican.

El SARS-CoV-2 ha sufrido múltiples variaciones desde su aparición, pero en general éstas no han tenido consecuencias. Algunas mutaciones sin embargo pueden favorecer su sobrevivencia, por ejemplo, si logra un mayor contagio.

La variante B.1.1.7, llamada ahora VOC 202012/01, fue detectada en noviembre en el Reino Unido, tras desarrollarse 'probablemente' en septiembre en el sureste de Inglaterra, según el Imperial College de Londres.

Tras propagarse rápidamente en ese país, esta variante fue detectada en otras decenas de países, desde Estados Unidos hasta Corea del Sur, pasando por India, Francia y Dinamarca.

La mayoría de los casos fueron importados del Reino Unido pero algunos no tienen ninguna relación probada con ese país, como es el caso de Dinamarca.

La variante 501.V2, ahora mayoritaria e n Sudáfrica, fue detectada allí en octubre y ha sido localizada en otros países como el Reino Unido y Francia.

Según los expertos, el número de casos de ambas variantes está subestimado.

Las dos presentan varias mutaciones de las cuales una, la N501Y, afecta a la proteína 'spike' del coronavirus, una punta que sirve para pegarse al receptor ACE2 de las células humanas y penetrar en ellas.

Esta mutación aumenta las capacidades de adhesión del virus al receptor ACE2. Y aunque 'no hay ninguna relación claramente establecida entre la adhesión al ACE2 y una mayor transmisión, es posible que esta exista', de acuerdo al Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

2

¿Más contagiosas?

Varios estudios científicos, basados sobre todo en modelizaciones y todavía no evaluados por otros expertos en acuerdo al protocolo científico, concluyen que la variante británica es mucho más transmisible, cosa que confirma la evaluación inicial del grupo de investigadores NERVTAG, que asesora al gobierno británico y que estimó la diferencia entre +50% y +70%.

Así, según los cálculos de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM), la variante británica sería entre 50-74% más contagiosa.

Para el Imperial College de Londres la capacidad de contagio es entre 50-75% mayor y la tasa de reproducción (R) es de entre 0,4 y 0,7 superior al virus habitual.

Las conclusiones preliminares sobre la variante sudafricana también dan cuenta de una mayor transmisión, pero hay menos datos disponibles.

Sin embargo, estos resultados se basan en observaciones epidemiológicas, como la explosión de la epidemia en Inglaterra, pero otros factores pueden entrar en juego para explicar esta situación, como la aplicación de las medidas de prevención.

'Parece que una o dos mutaciones son responsables de una contagiosidad más alta, pero esto está por verificar' científicamente, cosa que puede demorar un tiempo, explica a la AFP Vincent Enouf, del Centro Nacional de Referencia de Virus Respiratorios del Instituto Pasteur de París.

Países como Alemania, Bélgica y México han atribuido a estas variantes la explosión de casos durante la segunda ola de la pandemia en Europa y América del Norte.

3

¿Más letales?

El epidemiólogo jefe de EEUU, Anthony Fauci, señaló el mes pasado que tras los datos difundidos por el Gobierno del Reino Unido se debe asumir que la variante británica puede 'causar más daño , incluida la muerte'.

'Tenemos que asumir ahora que lo que está circulando de forma predominantemente en el Reino Unido tiene un cierto grado de aumento en lo que llamamos virulencia, es decir, el poder del virus de causar daño, incluida la muerte', declaró el experto. El riesgo 'es elevado en términos de hospitalizaciones y muertes', agregó.

Y es que 'una mayor contagiosidad equivale eventualmente a una incidencia mucho más fuerte y por lo tanto a una presión más importante sobre el sistema sanitario aunque la letalidad (de las variantes) sea la misma', según Coignard.

Una variante del SARS-CoV-2 que fuera 'un 50% más transmisible supondría un mayor problema que una variante 50% más mortal', indica en Twitter el epidemiólogo británico Adam Kucharski, valiéndose de una demostración estadística: con una tasa de reproducción de 1,1, una tasa de mortalidad de 0,8% y 10.000 personas infectadas, al cabo de un mes se producirían 129 muertes. Pero si la tasa de contagio aumentara el 50%, el número de decesos se elevaría a 978.

Por otro lado, los primeros estudios sobre la variante británica apuntan a que es más contagiosa entre los jóvenes menores de 20 años que la cepa habitual.

4

¿Afectan a la eficacia de las vacunas?

'Por ahora, no disponemos de suficiente información para decir' que estas variantes suponen 'un riesgo para la eficacia de las vacunas', estima el ECDC.

Con los datos disponibles, 'los expertos creen que las vacunas actuales serán eficaces contra estas cepas', declaró por su parte el miércoles Henry Walke, de los Centros de Prevención y Lucha contra las Enfermedades de Estados Unidos.

Por su parte, BioNTech/Pfizer, que desarrollaron la primera vacuna contra el covid-19, aseguraron el viernes que esta es eficaz contra la m utación N501Y común a las variantes británicas y sudafricana y ya preparan una tercera dosis para reforzar la protección.

Pero el estudio no analizó todas las mutaciones presentes, con lo cual no puede concluirse que la eficacia de la vacuna sea la misma que contra el virus clásico.

De hecho, una mutación específica en la variante sudafricana suscita más interrogantes que el resto.

Llamada E484K, esta mutación podría teóricamente ' ayudar' al virus a 'sortear la protección inmunitaria adquirida por una infección anterior o la vacunación', según el doctor François Balloux, del University College de Londres, citado por el organismo británico Science Media Centre.

Sin embargo, nada indica por ahora que esta mutación baste para que la variante sudafricana resista a las vacunas actuales, según Balloux.

Varios laboratorios aseguraron que serían capaces de proveer rápidamente nuevas versiones de la vacuna de ser necesario.

5

¿Cómo enfrentarse a las variantes?

A falta de poder impedir l a propagación de estas variantes, el objetivo es 'retrasarla' al máximo, según Coignard.

El ECDC recomienda a los países afectados tomar medidas similares a las del principio de la pandemia, como la limitación de viajes y los tests a personas provenientes de zonas de riesgo. Pide además controlar la incidencia de estas variantes, multiplicando la secuenciación de los virus.

Algunos tests PCR pueden igualmente sugerir la presencia de la variante británica.

A nivel individual, 'debemos ser todavía más rigurosos con las medidas de prevención', según el doctor Walke, en alusión al lavado de manos, el porte de mascarillas, etc.